Disfruta la lectura en tu casa y en la escuela

Disfruta la lectura en tu casa y en la escuela

Los libros, no tienen que ser de los más gruesos, como el “Conde de Montecristo”, bien puedes seleccionar algunos pequeños como “El Principito” de Antoine Saint Exúpery o “Eva Luna” de Isabel Allende.

Los libros, no tienen que ser de los más gruesos, como el “Conde de Montecristo”, bien puedes seleccionar algunos pequeños como “El Principito” de Antoine Saint Exúpery o “Eva Luna” de Isabel Allende.

Desde hace varios años, con el surgimiento y posterior desarrollo de los videojuegos, la informática y el Internet se ha ido perdiendo poco a poco el arte de la lectura y la comunicación familiar. Ni siquiera la televisión con sus más de 60 años de surgimiento había podido reducir hasta un límite preocupante ese mundo personal e imaginativo que nos brindan los libros.

¿A qué se debe esto? A que la televisión, el cine, el Internet y los videojuegos han calado de gran manera a la juventud con sus estereotipos de que un lector es sinónimo de aburrido, ratón de biblioteca, etc.

La mayor parte de las nuevas generaciones no conocen la cantidad de mundos, historias y maravillas sacadas de la pluma de William Shakespeare, Emily Brontë, Jane Austen, Miguel de Cervantes, Homero, Isabel Allende, Gabriel García Márquez.

Prefieren ver y escuchar las historias que leerlas. Pero la lectura te da algo que ninguna televisión te puede dar: imaginación, creatividad. Además es la forma más fácil de aprender ortografía y ampliar tu vocabulario sin mucho esfuerzo. Ni notas lo mucho que aprendes. No se ve, pero a la larga se refleja, tanto en tu personalidad como en tus decisiones.

En cuanto a los libros, no tienen que ser de los más gruesos, como el “Conde de Montecristo”, bien puedes seleccionar algunos pequeños como “El Principito” de Antoine Saint Exúpery o “Eva Luna” de Isabel Allende. O puede ser “Juventud en Éxtasis”, de Carlos Cuauhtémoc Sánchez, o “Verónica decide Morir” de Paulo Coelho.

Si no tienes muchos recursos para comprarlos puedes ir a una biblioteca o intercambiarlos con amigos que también tengan libros. Otra opción es comprar y vender libros usados. Esa es una ventaja del libro. No tiene que ser nuevo ni de última moda para que sea entretenido y divertido.

Los hay de todos los tamaños y para todos los gustos: novelas, poesía, obras teatrales, de autoayuda, de superación personal, de temas específicos o áreas del saber. Un libro puede guiarte para que aprendas a tocar un instrumento o realizar alguna actividad. Sino, piensa porqué existen tantos libros de cocina.

Recuerda que un pueblo instruido es un pueblo con poder, al que nadie puede engañar y aunque creas que la educación es cara, pregúntate: ¿cuanto cuesta la ignorancia?.Lea un fragmento de Verónika decide morir de Paulo CoehloLea un fragmento de El nombre de la rosa de Umberto Eco (archivo PDF)

Por: Maryem CastilloPeriodista y Estudiante de Informática Educativa

Gestión y lectura rápida en la Escuela de HoyOlímpiada de lecturaBeneficios de la lecturaFomento de la lectura

Lectura comprensiva