Educando


"Enseñar es aprender dos veces"
Joseph Joubert

Importancia del juego en el desarrollo de niñez y la adolescencia

Algunos especialistas en esta materia consideran que para conocer el valor del juego, es necesario irse a las fases del desarrollo humano.

El juego durante la niñez y hasta en la adolescencia es una importante herramienta de la cual los docentes tienen que tener conocimiento para realizar una mejor labor en su aula de clase.

Este recurso tiene un gran valor en el aprendizaje intelectual, emocional y social. Pero la trascendencia de jugar no sólo se queda en la niñez y adolescencia, ya que como actividad social y creativa se mantiene a lo largo de toda la vida.

Algunos especialistas en esta materia consideran que para conocer el valor del juego, es necesario irse a las fases del desarrollo humano.

Cuando el niño es un recién nacido comienza a llevarse los objetos a su boca y con esto comienza a conocer dimensiones, sabores, texturas que luego serán la puerta para nuevos conocimientos.

Al aprender a caminar y al desarrollar su sentido de la vista su mundo comienza a ampliarse, dándose cuenta de que puede manipular y cambiar su medio ambiente apreciando que éste es muy activo.

En esta etapa de la vida, los juegos en que participa son en los que pueda comenzar a encajar piezas, manipular agua o barro, subir escaleras o cualquier pared, con los consiguientes riesgos.

En este período es importante que tanto los educadores como los padres se mantengan pendiente de los niños y niñas debido a que éstos no saben el riesgo que corren con las cosas que lo entretienen.

Comenzará a comprender la existencia de categorías y tratará de ajustar sus conocimientos nuevos a éstas, por ejemplo: autos, colores, bueno y malo, serán temas propios de su lenguaje.

Sin embargo, su forma de conocer y enfrentar los problemas de la realidad serán percibidas de una forma distinta a la nuestra, por ejemplo: puede tener temor antes de dormir, dirá que hay monstruos, fantasmas o animales debajo de su cama.

Es frecuente que en esta etapa los padres tengan que enfrentar algunas dificultades para ayudarlos, por un lado no comprenderán con facilidad que le tengan miedo a animales imaginarios y por otro lado podría entristecerlos que sufran sin poder entenderlos.

Esto ocurre porque el pensamiento de los niños tiende a ser mágico, por lo tanto será más útil ayudarlos escuchando y comprendiendo su punto de vista.

Al ingresar a la escuela, la capacidad de aprendizaje del niño se desarrollará muy rápido, claro influenciada por sus profesores. Aquí conocerá las bases de un pensamiento lógico a través de la matemática y el aprendizaje de la lectoescritura.

Sus juegos estarán orientados hacia aquellos que tengan reglas o que establezcan las diferencias entre "hombres" y " mujeres", propios de su necesidad de categorizar o establecer etapas en el desarrollo de su pensamiento.

En esta etapa, una forma de poder ayudarlos es a través de juegos tan simples como los de salón, ejemplos: dominó, cartas, lotería y juegos de ensamblaje, etc.

Si le es difícil aprender la lectura o matemáticas, quizás podamos ayudarlos a través de éstos juegos o por medio de materiales atractivos que motiven el uso de otros sentidos como papeles de colores o papel de lija para hacer números o letras.

También hay que recordar lo importante que ha sido el aprendizaje a través del ábaco.

Ya en la pubertad, las operaciones que antes aprendía a través de la experiencia directa serán aprendidas a través de la lectura, del razonamiento lógico y de la comprensión de funciones que antes no entendía.

Esto puede significar un cambio en la relación con los maestros y los padres, pues comenzará a cuestionar nuestra forma de actuar.

En esta edad el adolescente considera necesario para él enfrentar una forma de pensamiento antigua y poco útil, por las nuevas ideas que comenzará a generar desde sí mismo y que para él tendrán mayor validez que las nuestras.

Su pensamiento, aunque lógico, será emocionalmente inflexible, pues su propia experiencia limitará lo que pueda hacer o comprender.

Su juego en esta etapa será aprender a ser adulto, a tomar decisiones de adulto, sin serlo, sin embargo, esto no significa que no sea responsable de sus actos.

Educando exhorta a los maestros, maestras, padres y madres a que hagan uso de los juegos para enseñar a sus hijos porque este es un excelente medio de comunicación y aprendizaje para nosotros y nuestros hijos, por lo que no debemos minimizar su importancia.