Luis Arístides Fiallo Cabral

Luis Arístides Fiallo Cabral

Desempeñó varios cargos públicos, de estilo peculiar, es considerado por muchos, uno de los oradores más sobresaliente de todos los tiempos

Médico, abogado, orador, poeta, escritor, filósofo, abogado y astrónomo. Nació el 8 de mayo de 1876, era  hijo de Juan Ramón Fiallo y Ana María Cabral Figuereo.

Fiallo Cabral obtuvo los títulos de doctor en Filosofía y Letras, en Medicina, licenciado en Matemáticas y licenciado en Derecho.

Fue profesor-secretario de la Escuela Normal; profesor-secretario de la Escuela de Bachilleres del Instituto Salomé Ureña, miembro del Consejo Nacional de Educación, superintendente General de Enseñanza, director de la Escuela Normal Superior de Santo Domingo, Profesor y decano de la facultad de Medicina de la Universidad Nacional.

Además fue director de la Escuela Pública de Baní y secretario Perpetuo y Canciller de la Universidad.

Luis Aristides Fiallo Cabral, fue  miembro de la Academia de Ciencias de Montpellier, de la Sociedad Francesa de Enfermedades de la Piel y jefe de los Establecimientos de Beneficencia de la República.

Se desempeñó como regidor-presidente del Ayuntamiento de Santo Domingo y presidente del Ateneo Dominicano. Además diputado a la Asamblea Constituyente, presidente de la Sociedad Dominicana de Geografía y miembro de la Junta Central Electoral.

De abogado escribió sobre diferentes temas relacionados con las ciencias de la jurisdicción, pronunció discursos que lo hicieron merecedor del reconocimiento público, los cuales están han sido recopilados para su publicación. Fue autor del Código Ordinario de Educación y de la Teoría Biocósmica de la Gravitación Universal.

Entre las obras que dejó inéditas a su muerte se encuentran Poemas y baladas, Estudios de la Ciencia Universal, Errores de la Física, Historia de la Humanidad, Anatomía nueva, Metafísica, Genealogía de los grandes sentimientos del hombre, Fundamento de la moral, Filosofía del dolor, La historia de un corazón, El drama de la vida, (en cuatro actos y desarrollado en Venecia), y Los verdaderos y los falsos apóstoles y Fragmentos de Historia de la Patología, este último sirvió de material de estudios en universidades del país.

 

Fue considerado uno de los primeros oradores nacionales. Pronunció discursos durante la Ocupación Norteamericana de 1916, en el Congreso de la Prensa.

Como astrónomo fue considerado la primera autoridad del país en esta incipiente disciplina.

A su muerte decretaron cinco días de duelo, las banderas ondearon a media asta y fueron suspendidas las labores públicas y privadas, principalmente en la Cancillería, la Universidad y el hospital Padre Billini.

Murió el 20 de marzo de 1931en Santo Domingo a los 55 años de edad.

El 9 de noviembre de 1942 el Consejo Administrativo del Distrito de Santo Domingo designó con su nombre la calle situada en el Ensanche Independencia, denominada hasta ese entonces, Manuel María Castillo que fuera trasladada a otro sector de la ciudad. La calle nace en Benito Monción y se extiende hasta la zona universitaria.

 

Fuente:

Encaribe.org