Reflexiones docentes

Reflexiones docentes

A continuación te presentamos algunas frases relacionadas al quehacer educativo, de destacas personalidades, con la finalidad de que reflexiones sobre cada una y saques tus conclusiones.

A continuación te presentamos algunas frases relacionadas al quehacer educativo, de destacas personalidades, con la finalidad de que reflexiones sobre cada una y saques tus conclusiones.

« Educar es depositar en cada hombre toda la obra humana que le ha antecedido, es hacer a cada hombre resumen del mundo viviente, hasta el día en que vive; es ponerlo a nivel de su tiempo, con lo que podrá salir a flote sobre él ». José Martí

 
« Del hablador he aprendido a callar; del intolerante, a ser indulgente, y del malévolo a tratar a los demás con amabilidad. Y por curioso que parezca, no siento ninguna gratitud hacia esos maestros ». Khalil Gibrán

« Quien volviendo a hacer el camino viejo aprende el nuevo, puede considerarse un maestro ». Confucio

« La enseñanza que deja huella no es la que se hace de cabeza a cabeza, sino de corazón a corazón ». Howard G. Hendricks

« El que posee las nociones más exactas sobre las causas de las cosas y es capaz de dar perfecta cuenta de ellas en su enseñanza, es más sabio que todos los demás en cualquier otra ciencia ». Aristóteles

 

« La tarea del educador moderno no es podar las selvas, sino regar los desiertos ». Clive Staples Lewis

« Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres ». Pitágoras de Samos

« Por cada persona que quiere enseñar, hay, aproximadamente, treinta personas que no quieren aprender ». Walter C. Sellar

« Enseñar a quien no quiere aprender es como sembrar un campo sin ararlo. Richard Whately

« Un principio del arte de la educación, en el que deberían fijarse especialmente los encargados de dirigirla, es el que no se debe educar a los niños conforme al presente, sino conforme a un estado superior, más perfecto, posible en el porvenir de la especie humana ». Kant

« Enseñar es aprender dos veces ». Joseph Joubert

 

Fuente: Las Palabras son mis ojos