Reserva Científica Ébano Verde

Reserva Científica Ébano Verde

En este lugar el visitante encuentra numerosos letreros en los que se describen las especies vegetales.

Nuestro país está repleto de bellísimos lugares que aún no conocemos y que para visitarlos hay que vestirse de un espíritu aventurero y dar rienda suelta a nuestros deseos de conocer lo nuestro.

Para que aproveches las vacaciones, en esta entrega Educando, te informa sobre uno de los lugares más emocionantes que podrás visitar junto a toda la familia.

Está reserva científica está ubicada en la zona oriental de la Loma Casabito, en la provincia Monseñor Noel (Bonao). Tiene 29 kilómetros cuadrados. Originalmente fue creada con 23.1 kilómetros cuadrados. Protege al ébano verde, un árbol de madera preciosa, casi en extinción.

Fue la primera área natural protegida bajo administración privada. La Fundación de Mejoramiento Humano Progressio tiene a su cargo la administración del área desde su creación en 1989. Esta organización privada ha adquirido terrenos en las inmediaciones de la Reserva y las entregó en propiedad al Estado para aumentar el área bajo protección.

Esta Reserva Científica protege, además, los nacimientos de los ríos Camú, Jimenoa y Jatubey, cuyas cuencas nacen dentro del área protegida.

El área protegida abarca territorio de las provincias de La Vega y Monseñor Nouel, en los municipios de Jarabacoa, Constanza, Bonao y La Vega.

Se tiene un acceso relativamente fácil desde la carretera que conduce desde Bonao, en el llamado Cruce del Abanico, hacia Constanza. Las tierras de la Reserva van desde los 800 metros de altura hasta los 1,565 en la Loma La Golondrina. Las lluvias en esta Reserva registran entre los 1,500 milímetros cúbicos y los 3,000 milímetros cúbicos anuales, lo que la convierten en una de las zonas más húmedas del país.

Estas aguas abastecen a la ciudad de La Vega y a las presas de Tavera, a través del río Jimenoa, la presa Rincón, a través del río Jatubey.

Es una de las zonas con mayor cantidad de plantas endémicas. Se han reportado 621 especies de plantas vasculares, de las cuales 153 son endémicas de La Hispaniola.

El ébano verde, cuyo nombre científico es Magnolia pallescens, es un árbol de madera preciosa. Hay otras especies, algunas muy especiales, como la carnívora Pinguicola casabitoana, la que se creía extinta hasta que fueron encontrados algunos ejemplares hace unos siete años en el Pase Baño de Nubes, en la loma Casabito.

Este Paseo es uno de los panoramas más espectaculares que se pueden observar en esta parte de la Reserva que puede ser visitada por el público.

Otra de las especies más notables de la Reserva es el llamado palo de viento, cuyo nombre científico es Didymopanax tremulus, que se caracteriza porque sus hojas se mueven constantemente al ritmo del viento, también están el pino criollo o Pinus occidentalis, y el sangre de pollo o Mecranium amigdalinum. Hay además diez especies de reptiles y ocho de anfibios. Se han encontrado familias de solenodonte un mamífero único de la Hispaniola que se encuentra en vías de extinción. Visitas

Como Reserva Científica esta zona no permite las visitas, aunque se han habilitado algunas áreas de la periferia para que los turistas puedan apreciar el motivo de la conservación de este recurso.

En la Loma Casabito, en la carretera de Bonao a Constanza, existe la Estación Casabito.

A este lugar se accede desde la carretera a Jarabacoa por un camino escarpado.

Son dos kilómetros desde la carretera hasta el borde de la Reserva. En este punto hay una estación de antenas de comunicación.

El Sendero Baño De Nubes

Se denomina Baño de Nubes porque, debido a la humedad que sube del Valle de La Vega y del follaje de las laderas, una gran cantidad de nubes se forma y sube hasta el lugar.

Es un bosque húmedo. En las mañanas, aún en los períodos de sequía prolongada, las hojas de los árboles y el musgo en los troncos del Ébano Verde condensa una gran cantidad de agua que queda como rocío sobre las hojas y humedece el suelo.

En este lugar el visitante encuentra numerosos letreros en los que se describen las especies vegetales.

El Arroyaso

Este es uno de los balnearios más hermosos. Está a varios kilómetros de El Sendero entre Las Nubes. Es también de fácil acceso desde la carretera que conduce a Constanza.

Está en el límite sur-suroeste de la Reserva. En ese lugar la Fundación Progressio ha instalado una estación de investigación y una escuela.

El Arroyaso es una de las corrientes que nace dentro de la zona boscosa de la Reserva. Al caer, en pequeñas cascadas y entre rápidos, el agua ha formado una gran piscina en medio de una roca inmensa. Esta piscina es usada por visitantes.

Es uno de los baños más agradables con aguas que promedian los 14 grados Celsius. Para los que gustan caminar a pie se puede llegar a El Arroyaso desde El Paseo entre las Nubes por un sendero especialmente diseñado para ello.

Requisitos

Para acceder a la Reserva Científica Ébano Verde es necesario hacer una solicitud de permiso, a través de una carta o llamar al teléfono 809-5651422 y Fax 549-3900.

Parte de los escritos fueron tomado de la página de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente.

Ver otros

  • La Riqueza Espeleológica de la República Dominicana.
  • Población Mundial: un crecimiento desmedido
  • El valor de la reforestación
  • Importancia de cuidar el Medio Ambiente
  • La investigación educativa en materia ambiental
  • La Riqueza Espeleológica de la República Dominicana
  • Medio ambiente y Constitución
  • Aves amenazadas martineta o perdiz copetona

  •