Valores del mes de febrero: Compromiso, Decisión y Emprendimiento

Valores de febrero: Compromiso, Decisión y Emprendimiento

Durante el mes de febrero, el Ministerio de Educación propone trabajar en las escuelas los valores: compromiso, decisión y emprendimiento.

Durante el mes de febrero, el Ministerio de Educación propone trabajar en las escuelas los valores: compromiso, decisión y emprendimiento.

El compromiso, la decisión y el emprendimiento son tres valores que el Ministerio de Educación, mediante su calendario escolar,  invita a reflexionar durante el mes de febrero.

Estos valores nos hablan  de elementos, características y condiciones importantes que es bueno cultivar en el desarrollo de la  formación humana para ser personas integras y seres humanos de mejor calidad.

El Compromiso

 Es un valor fundamental en el desarrollo humano, tiene que ver con la integridad que desarrollamos como personas, con lo  que creemos y el valor que nos damos a nosotros mismos.

Es la formación del carácter que se educa desde  la familia y en la escuela, de ahí que la disciplina que se adquiere viene desde el interior de nuestro ser.   

El valor del compromiso nos permite mostrar quiénes somos, la conciencia que hemos desarrollado con relación a nuestro mundo interior y exterior.  

Expresa  nuestra valoración  y  conciencia  con la cual juzgamos los eventos de nuestra vida, espiritual, material y  del mundo social, lo cual nos conduce a actuar con libertad y de manera comprometida para  producir cambios sobre estos eventos.

De esta manera, asumir el compromiso como un valor  es actuar en coherencia con lo que pensamos y creemos,  es nuestra capacidad, independencia y voluntad  para  cumplir compromisos con nosotros mismos y con los demás.

El compromiso es lo que transforma una promesa en realidad, es la palabra que habla con valentía de nuestras intenciones, es la acción que habla más alto que las palabras, es hacerse el tiempo cuando no lo hay, es cumplir con lo prometido cuando las circunstancias se ponen adversas, es el material con el que se forja el carácter para poder cambiar las cosas, es el triunfo diario de la integridad sobre escepticismo” (S. Lehman).

La toma de decisiones

Se ha comprobado que la toma decisión es básica  en el éxito de todo proyecto, sin importar su naturaleza.

Las decisiones tienen mucho que ver con la entereza humana, conocimientos, habilidades,  y experiencias vividas, o sea en esta interviene  nuestra integridad humana y nuestros valores.

Sin embargo, los factores que intervienen en  la personalidad como  las  emociones y el carácter influyen de manera determinante en la actitud que asumimos frente a las decisiones que tomamos.

Es importante desarrollar el potencial o talento humano para aprender a tomar decisiones adecuadas.

Aquí los padres y educadores juegan un  papel clave, pues a través de la enseñanza y  modelo pueden estimular la percepción y la habilidad para la discriminación de los factores o elementos que intervienen en una buena decisión. 

Tomar las mejores decisiones influye positivamente en nuestra vida, ya que aprendemos a tomar control de los eventos que nos acontecen, generando un ambiente de bienestar, mejor calidad de vida, paz, y hasta riquezas.

En cambio las decisiones equivocadas traen consigo  fracasos, malestar, pérdida, falta de fe en uno mismo  y hasta desesperanza. 

Harry Truman, explica que toda mala decisión que se toma, casi siempre va acompañada de otra mala decisión, que se arrastra como consecuencia.

Para lograr ese éxito  en nuestras decisiones, es  importante tomar en cuenta estas recomendaciones:

  • No permitir que los sentimientos intervengan en nuestras decisiones, sobre todo si son negativos como el odio, rabia, ambición, desesperación, venganza, otros.
  • Saber elegir las mejores alternativas
  • Valorar la viabilidad de esta decisión  
  • Valorar los resultados futuros de cada decisión tomada (Prediga el resultado)
  • Realice de inmediato las acciones que hará realidad su decisión para el logro del éxito.

El emprendimiento

El emprendimiento, se entiende como  la capacidad que tienen las personas de buscar o conseguir soluciones para lograr sus sueños y alcanzar sus metas y satisfacer sus necesidades de manera creativa y novedosa.

En educación,  el emprendimiento se concibe como el proceso por el cual se le brindan las oportunidades y herramientas necesarias a las personas para que puedan proyectarse y tener facilidades para relacionarse con su entorno y poder así aportar para el desarrollo de sí  mismo y de su medio.

En este sentido, este valor es algo más que creear una empresa o negocio, es  más bien el poder o facilidad que tiene una persona para proyectarse e imponerse para el logro de las respuestas a las necesidades que se presentan en determinado momento y que contribuyen con su beneficio personal y colectivo. 

Desde el ámbito educativo, el emprendimiento permite el reforzamiento de valores y hábitos que construyen con los procesos de formación y el desarrollo de nuevas competencias en el área educativa, laboral y empresarial innovadoras en el medio.

En la familia,  a través de los padres se deben estimular a los niños/as y jóvenes  para propiciar actitudes emprendedoras con la reflexión de las ideas de cómo contribuir a un mejor futuro, de cómo lograr  las metas  y generar una actitud  de compromiso con el éxito para aportar a cambios positivos individuales y colectivos.

Ideas Claves

  • Asimilar que lo imposible no existe
  • El esfuerzo todo lo puede
  • El conocimiento se puede crear  y este provoca los cambio

 

Fuentes

opinabilia.blogspot.com

liderazgo.org.co

redunirse.org

buenastareas.com