Ser honestos, una práctica para toda la vida

Ser honestos, una práctica para toda la vida

Según el diccionario de la Real Acedemia Española la definición de honradez es: Rectitud de ánimo, integridad en el obrar. Por ello, el valor de la honestidad y su importancia en nuestras vidas nos permitirán ser mejores ciudadanos.

Según el diccionario de la Real Acedemia Española la definición de honradez es: Rectitud de ánimo, integridad en el obrar. Por ello, el valor de la honestidad y su importancia en nuestras vidas nos permitirán ser mejores ciudadanos.

“Sé honrado contigo mismo de modo que no seas falso ante los demás”. Francis Bacon

Tal como lo expresa Francis Bacon, político y filósofo inglés, “cuando eres honrado contigo, te presentarás auténticamente como eres”.

A ninguno de nosotros nos gustaría que nos mintieran o engañaran. Queremos amistades sinceras y leales y para obtenerlas, o por lo menos rodearnos de ellas, debemos cultivar la honestidad.

En la escuela tenemos todas las oportunidades para desarrollarla:

- Cada vez que encontramos un lápiz perdido.

- Un libro.

- Un saca puntas.

- Un llamativo lapicero o reloj

- Un cuaderno

Tenemos la oportunidad de ser honestos al devolverlos, a su dueño o a cualquier autoridad de la escuela (maestros/as, directores/as, orientadores/as, etc.).

La honestidad debe ser el sello que nos represente y a la vez, representamos con ella a nuestra familia, nuestros abuelos, padres, tíos, nuestra comunidad y nuestro país.

Cada vez que devolvemos algo que no es nuestro, engrandecemos a nuestra familia, nuestra comunidad y nuestro país; todos dicen:

-Esa persona esta muy bien criada. Mira que honesta fue!.

En el patio de la escuela, en el barrio, en la casa debemos presentar una conducta honesta y leal. En el trato con nuestros compañeros es, donde más rápido, podemos practicarla, ya que ellos creen en nosotros.

Debemos, pues, responder a esa confianza con nuestra fidelidad y respeto. Devolver los libros que nos prestan, los CD de canciones, las cosas que más nos gustan y que no son nuestras. Todo lo que no es nuestro y lo recibimos en calidad de PRESTAMO o que caminando, en ciertos lugares, lo encontramos.

En ocasiones tenemos algún amigo o amiga que se encuentra dinero o, tal vez, un objeto de poco valor, pero ajeno. Nuestro deber es ayudar a ese amigo/a a que lo devuelva y si es posible acompañarle en la misión.

Ejemplo de la cotidianidad

Carlitos tiene 12 años y su mamá le pidió que fuera al colmado a comprarle tres huevos y cuatro plátanos. Don Miguel, el dueño del colmado, al devolverle le dio quince pesos de más. Carlitos al recibir el cambio, sacó la cuenta rápidamente y le corrigió diciendo:

-Disculpe Don Miguel, pero creo que me devolvió de más…

Don Miguel, al darse cuenta del error, le dio las gracias públicamente y le mandó un mensaje a su mamá, por la buena educación que le había dado a su hijo.

“Son de más valor la honradez y el talento que la riqueza”. John Dryden


Artículos Relacionados

Clasificación Curricular: 8° Básica Todos Básica Formación Integral, Humana y Religiosa