Educando


"Enseñar es aprender dos veces"
Joseph Joubert

El Helicobacter Pylori una bacteria peligrosa

Helicobacter Pylori, una bacteria peligrosa

La bacteria Helicobacter Pylori, genera deficiencias en la absorción de nutrientes, ha sido identificada como el agente causal de la úlcera péptica y como carcinógeno tipo I.


Como resultado de su interferencia con la secreción de ácido por el estómago, esta bacteria es capaz de generar deficiencias en la absorción de nutrientes que pueden comprometer el estado nutricional de los individuos afectados y vincularse con la aparición de manifestaciones carenciales o con el agente causal de enfermedades crónicas.

Las bacterias son la principal causa de los daños en el organismo. El estómago es su albergue preferido. Una de las más comunes tanto en la población infantil como en la adulta es la Helicobacter Pylori.

La doctora en gastroenterología, Jeanette Domínguez, define el Helicobacter  Pylori como una bacteria que tiene forma en espiral o helicoidal del grupo bacilo gran negativo, multiflagelado y microaerofílico.

"Mundialmente el cincuenta por ciento de la población está afectada por esta bacteria, aunque en países en vías de desarrollo -como el nuestro- el  por ciento de población afectada es mayor, encontrándose entre setenta y ochenta por ciento", señala la especialista.

"La bacteria produce una serie de sustancias que son las responsables del daño a la mucosa del estómago. Cuando el medio externo es excesivamente ácido, la bacteria produce excesiva cantidad de urea, lo que resulta en suficiente cantidad de amonio, lo que protege a esta bacteria del ácido clorhídrico, pero a la vez contribuye a que esta produzca más daño a la mucosa gástrica", agrega.

Los factores de riesgo son insalubridad, hacinamiento. Y en los niños menores de 10 años de edad, los riesgos aumentan al bañarse en piscinas o ríos contaminados,  injiriendo agua o alimentos no higiénicamente preparados.

La experta apunta que la mayoría de los pacientes no presentan síntomas, pero entre los aspectos clínicos que se encuentran: un 40 por ciento desarrolla gastritis, un 10 por ciento úlceras y el 5 por ciento desarrolla cáncer gástrico.

En alguno pacientes se dan los síntomas de acidez, náuseas leves (que se pueden aliviar al vomitar), dispepsia o indigestión, dolor abdominal, sensación de llenura, eructos y regurgitación, y sentir mucha hambre de una a cuatro horas después de comer. Estos síntomas pueden empeorar antes o después de las comidas.

La enfermedad se trasmite por medio oral, se encuentra en la saliva. Y fecal-oral injiriendo agua o comida contaminada con materia fecal de personas infectadas con la bacteria. También tiende a propagarse en personas que comparten la comida y los baños.

En cuanto a los métodos diagnósticos, la doctora explica que pueden ser invasivos o no invasivos como: Test de aliento de urea, aquí el paciente ingiere una sustancia con urea marcada con carbono 13 ó carbono 14, que es desdoblada por la enzima ureasa que produce la bacteria, generando el gas CO2 que se elimina por el aliento y es detectado cuando el paciente sopla en una bolsa. No es un método invasivo.

Tiene una alta precisión diagnóstica.

Antígeno en heces: detecta la bacteria en pacientes no tratados. Se usa también para la confirmación de la erradicación del HP. En este caso, debe hacerse la prueba luego de haber transcurrido cuatro semanas desde la finalización del tratamiento antibiótico.

Endoscopía digestiva alta: Es invasiva y puede detectar el HP de dos formas. Se toman dos muestras del estómago y se ponen en una solución llamada agar, que contiene urea y un indicador de pH, si el paciente tiene Helicobacter Pylori, la ureasa de la bacteria  desdobla la urea, produciendo amonio, que cambia el ph y el color de la solución. Es un método sencillo y rápido. Sensibilidad: 93 por ciento y especificidad: 94 por ciento.

Histología por medio de biopsia: Se envía al patólogo y éste reconoce la presencia de bacterias en el tejido y muestra además el tipo de lesión mucosa que ha provocado. Se utiliza la coloración de Giemsa, la cual incrementa la precisión diagnóstica con sensibilidad de 95 por ciento y especificidad de 98 por ciento.

Cultivo: Tiene la ventaja de que tipifica al organismo e identifica su sensibilidad frente a los antibióticos. Su especificidad es de un 100 por ciento.

La endoscopía permite además: Examinar directamente el estómago. Reconocer si el Helicobacter Pylori está asociado con: mucosa normal, gastritis, el 95 por ciento de las úlceras duodenales y el 70 por ciento de las úlceras gástricas. Cáncer gástrico.

Tratamiento

Para tratar la infección por esta bacteria está indicada una combinación de antibióticos, de inicio dos, los más comúnmente usados son amoxicilina y claritromicina, combinado con un inhibidor de bomba de protones como el omeprazol, por un período de 10 días. Esta es la terapia convencional, que tiene una tasa de erradicación de 79 por ciento.

Existe también entre otras opciones, la llamada cuádruple terapia, la cual incluye un inhibidor de bomba de protones, metronidazol, tetraciclina y bismuto coloidal, por un período de 14 días.

Prevención

Tomar la medicación exactamente como la indica su médico, evitar alimentos y sustancias que son irritantes al estómago, como: cigarrillo, cafeína, alcohol. Lavarse siempre las manos después de ir al baño y antes de comida. Haga varias comidas pequeñas durante el día -seis es lo recomendable-. Evite tomar ácido acetil salicílico, son irritantes para el estómago. Aumente el consumo de fibra en su dieta.

Trate de no consumir alimentos muy grasosos (mantequilla, queso crema, queso amarillo, natilla, embutidos, frituras y comida "chatarra".

Tomado de: Periódico Diario Libre 


Su Browser no soporta la visualización de este objeto

Los microbios y los seres humanos

¿Que es una bacteria?

Microorganismo


Clasificación Curricular:
Genérico Genérico