Educando


"No hay espectáculo más hermoso que la mirada de un niño que lee"
Günter Grass

El paludismo también llamado malaria

Mosquito anopheles

Recientemente se ha puesto sobre el tapete el tema de la malaria en la República Dominicana, por tal razón hemos querido ofrecer un artículo con las diferentes vertientes del tema.
Es una enfermedad provocada por un parásito denominado
Plasmodium, que se transmite a través de la picadura de la hembra del mosquito infectado llamado Anopheles.

Según estadísticas se originan de 300 a 500 millones de casos de paludismo en todo el mundo y aproximadamente  2.7 millones de personas mueren anualmente como consecuencia de la infección, de estos cerca del  75% son niños africanos y en su mayoría menores de 5 años.

En Haití y República Dominicana, entre otros países, el mosquito transmisor es la variante del anophele albimanus. (Ver gráfico)

Mosquitos vectores malaria en América
Haz clic para ampliar


Modo de transmisión

El período entre la picadura del mosquito infectante y la aparición de síntomas clínicos varía.  Las características de transmisión y enfermedad por paludismo son muy variables entre países e incluso en un mismo país.

El paludismo es el resultado de las variaciones entre los parásitos del paludismo y los mosquitos vectores, las condiciones ecológicas que afectan la transmisión de la enfermedad y los factores socioeconómicos como la pobreza y el acceso a servicios eficaces de atención de salud y prevención.

Cuando la infección se debe a una transfusión de sangre, los periodos de incubación dependen del número de parásitos contaminantes y suelen ser breves, pero pueden llegar hasta dos meses en aparecer.

En zonas donde los servicios de salud son deficientes o existen conflictos armados y movimientos masivos de refugiados, se empeora la situación de la enfermedad.
La inyección o transfusión de sangre infectada y el empleo de agujas y jeringas contaminadas (por ejemplo en los usuarios de drogas inyectables), también pueden transmitir el paludismo. Rara vez hay transmisión congénita; sin embargo, las embarazadas son más vulnerables que otras personas.

Puede provocar una fuerte anemia y causar abortos espontáneos, partos prematuros, la muerte del feto, bajo peso y la muerte de la madre.

Los pacientes no tratados o insuficientemente tratados pueden ser fuente de infección para los mosquitos durante varios años en el caso de paludismo por P. malariae, hasta cinco años en el caso de P. vivax y por lo regular no más de un año en el caso de P. falciparum; el mosquito se mantiene infectante durante toda su vida.

Ciclo de la enfermedad

En el organismo humano, los parásitos se multiplican en el hígado y después infectan los glóbulos rojos.  En la siguiente multimedia realizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) podrás ver el comportamiento de esta enfermedad, además de algunos datos referentes a la misma.


Simulación malaria o paludísmo
 

Prevención

A continuación te presentamos algunas recomendaciones para establecer medidas preventivas para su control:

• La evaluación de las epidemias de paludismo debe hacerse según su naturaleza y extensión, y controlarlas mediante medidas rápidas y enérgicas. En el caso de epidemias avanzadas, cuando una gran parte de la población está infectada, se debe considerar el tratamiento masivo.

• Los niños/as que residan en zonas de transmisión intensa y donde los servicios de salud formales no sean suficientes, deben recibir tratamiento en el hogar o cerca de este, cuando ellos sean el principal grupo de riesgo.

• En las zonas propensas a las epidemias, la vigilancia debe basarse en la notificación semanal y la observación de los factores locales importantes en el surgimiento de epidemias; se debe utilizar la definición de caso para la vigilancia recomendada por el programa nacional de control del paludismo respectivo; como mínimo, los casos confirmados deben distinguirse de los no confirmados (casos probables).

• Los adultos infectados por el VIH, los niños/as menores de 5 años y las mujeres embarazadas deben estar incluidos en los planes de prevención del paludismo.

• En las zonas no endémicas, los donantes de sangre deben ser interrogados para conocer los antecedentes de paludismo y si han viajado o residido en una zona palúdica.

• Es muy importante la colocación de mosquiteros tratados con insecticidas sobre las camas y rociar el interior de las viviendas con insecticidas de acción residual, para prevenir las picaduras de mosquitos.

• Las personas que viajan a zonas palúdicas deben estar documentadas en aspectos relacionados con la protección personal, incluidas las medidas para reducir el riesgo de las picaduras.

• Como medida internacional muy importante, se recomienda fumigar los aviones antes de que aborden los pasajeros, y los aviones, barcos y otros vehículos al llegar a su destino, si la autoridad de salud del lugar de llegada tiene motivos para sospechar la importación de los vectores del paludismo.

A pesar de que algunos países han avanzado en la lucha contra el paludismo y lo han demostrado, la enfermedad es aún uno de los principales problemas mundiales de la salud pública.  Es una enfermedad objeto de vigilancia por la OMS y también se cuenta entre los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas.

Sintomatología

Entre los síntomas del paludismo destacan la fiebre, cefalea (dolor de cabeza) y vómito, que regularmente surgen de 10 a 15 días después de la picadura del mosquito. Si no se trata, el paludismo puede poner en peligro la vida del paciente en poco tiempo, pues altera el aporte de sangre a órganos vitales.  En muchas zonas del mundo el parásito se han vuelto resistentes a varios antipalúdicos.

Si un miembro de la familia tiene fiebre, o si los niños/as más pequeños/as rechazan la comida, vomitan o padecen somnolencia o accesos, es muy posible que la causa sea el paludismo.


 

Sintoma malaria
Haz clic para ampliar

Tratamiento

Los/as niños/as que padecen fiebre que pudiera deberse al paludismo tienen que recibir tratamiento antipalúdico inmediato, tal como lo recomiende un agente de la salud.

Todo niño/a con fiebre palúdica que no reciba tratamiento en un día puede morir. Un agente de la salud puede ofrecer orientación sobre cuál es el mejor tratamiento y cuánto tiempo debe continuar.

Un niño/a con paludismo necesita terminar todo el tratamiento, incluso si la fiebre desaparece rápidamente. Si no termina el tratamiento, el paludismo podría empeorar y resultar más difícil de curar.

Si los síntomas del paludismo persisten después del tratamiento, es preciso conducir al niño/a a un centro sanitario o a un hospital. El problema puede deberse a que:

    * el niño/a no haya recibido la suficiente cantidad de medicina
    * el niño/a tenga otra enfermedad además del paludismo
    * se hace resistente a la medicina y precisa de otras.

A los niños/as con fiebre se les debe mantener frescos durante el tiempo que dure la fiebre:

    * Mojándolos con una paño o bañándolos en agua tibia (no fría)
    * poniéndoles ropas ligeras o tapándolos con una sola manta.

No todos los medicamentos contra el paludismo pueden tomarse sin riesgo durante el embarazo. El agente de salud debería saber cuáles son las mejores tabletas antipalúdicas.
Las mujeres embarazadas que presentan señales y síntomas de paludismo deben recibir un tratamiento adecuado y urgente para evitar su muerte.

Las mujeres enfermas a causa del paludismo deben preguntar al agente de salud sobre la posibilidad de recibir suplementos de hierro y vitamina A.

El paludismo consume energías y hace perder muchos líquidos corporales por la transpiración. El niño/a debe comer y beber con frecuencia para evitar la desnutrición y la deshidratación.

Un amamantamiento frecuente previene la deshidratación y ayuda al niño/a a luchar contra las infecciones, inclusive el paludismo. Los niños/as con paludismo deben recibir leche materna con la mayor frecuencia posible.

Las infecciones demasiado frecuentes de paludismo pueden retrasar el crecimiento y el desarrollo del cerebro y es muy posible que causen anemia. Todo niño/a que haya sufrido brotes repetidos de paludismo debe ser examinado para saber si padece anemia.

Los mosquitos se reproducen en todos los lugares donde puede estancarse el agua; por ejemplo, en los charcos, pantanos, estanques, fosas, acequias, tubos de desagüe y en la humedad de la hierba alta y los arbustos. También se reproducen en las orillas de los ríos, en los depósitos y tanques de agua y en los campos de arroz.
Es posible reducir el número de mosquitos:

    * eliminando o drenando los lugares donde el agua se acumula
    * cubriendo con una tapa los depósitos o tanques de agua
    * limpiando de arbustos los alrededores de las viviendas.

El paludismo afecta a toda la comunidad. Todos sus miembros deben trabajar juntos para reducir los lugares donde se reproducen los mosquitos y organizar un sistema para impregnar periódicamente los mosquiteros con insecticida. Las comunidades deben pedir a los trabajadores de salud y a los dirigentes políticos de sus regiones que les ayuden a prevenir y combatir el paludismo.

Lugares de mayor incidencia

La malaria está presente en grado variable en 105 países; aproximadamente el 90% de todos los casos de malaria ocurren en África y en su mayoría son causados por Palidium falciparum, esta especie también predomina en Haití y República Dominicana; en tanto que en México, Centro y Sudamérica, Asia y Oceanía, las especies predominantes son P. vivax y P. falciparum; P. ovale se localiza predominantemente en África.

El impacto social y económico de la malaria en los países endémicos es enorme y se estima que al menos en África, anualmente se gastan 12 billones de dólares por la enfermedad.

Situación en el mundo

El paludismo endémico ya no se presenta en la mayoría de los países de zonas templadas ni en muchas zonas de los países subtropicales, pero aún constituye un problema importante de salud en muchos de estos lugares.

Las zonas de alta transmisibilidad se identifican en África tropical, en la región sudoccidental del Pacífico, en las zonas selváticas de América del Sur (por ej., Brasil, en Asia sudoriental y en algunas partes del subcontinente indio. El paludismo por P. ovale aparece principalmente en África al sur del Sahara, donde la forma por P. vivax es mucho menos frecuente.

La cloroquina sigue siendo eficaz para el tratamiento y la profilaxis contra el paludismo falciparum en Centroamérica y el norte del canal de Panamá, la República Dominicana y Haití, y para el tratamiento del paludismo vivax en la mayor parte de la Región.

FUENTES:
http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs094/es/index.html
http://www.unicef.org/spanish/ffl/10/
http://www.paho.org/Spanish/DD/PUB/paludismo.pdf
http://www.medigraphic.com/pdfs/medsur/ms-2006/ms063c.pdf
http://www.paho.org/Spanish/AD/DPC/CD/mal-reg-strat-plan-06-vii.pdf

TEMAS RELACIONADOS:

Lo que debemos saber sobre el dengue

El Helicobacter Pylori una bacteria peligrosa

El mayor asesino de la historia