Educando


"Si te atreves a enseñar, no dejes de aprender"
John Cotton Dana

La edad pre-escolar y los hábitos de higiene

Inculcar en los/as niños/as los hábitos de higiene es una tarea ardua que exige vigilancia, atención, paciencia, esfuerzo y dedicación.

Tras los primeros dos años de vida, cuando los/as niños/as inician la edad preescolar es el momento de inculcarles los hábitos de higiene y mantener una vigilancia permanente de estos.

Esta es una tarea ardua e importante, que exige vigilancia y atención, requiere además, de paciencia, esfuerzo y dedicación.

La repetición constante de freses como, “lávate las manos al salir del baño”, “tapate la nariz al estornudar”, “cepíllate los dientes antes de dormir”, “no te hurgues la nariz”, serán la clave para lograr con éxito que tu chiquito tenga claro cuáles son los hábitos que debe emplear en cada momento.

Pero bien valdrá la pena el sacrificio, cuando los chiquitos practican buenos hábitos higiénicos, les evita sufrir de algún accidente o contraer alguna dolencia por falta de higiene.

Limpieza de genitales

Es sumamente importante enseñarles a las niñas, que deben limpiar sus partes intimas de adelante hacia atrás, pues de realizarse desde el ano hasta la parte delantera, se llevan los gérmenes a la vagina y a la abertura de la uretra, lo que puede provocar infecciones del tracto urinario.

Los ojos no deben tocarse con las manos sucias ni con ningún objeto

Las lágrimas son el mecanismo propio de limpieza de los ojos. Si en ellos entra alguna sustancia o cuerpo extraño, lo mejor es lavar al chorro del agua.

Es sumamente importante indícales que no deben hurgarse los ojos con las manos, ni con pañuelos o ningún otro objeto, puesto que podría irritarlos.

Lavarse las manos constantemente

Lavarse las manos de seis a ocho veces al día es una medida que evita la propagación de enfermedades.

Nuestras manos están en contacto con objetos o ambientes sucios, lo que favorece el transporte de gérmenes causantes de enfermedades.

Debemos mantenerlas limpias porque con ellas nos tocamos la cara, la boca, tomamos alimentos y tocamos a otras personas.

Anima a tu chiquito a lavarse las manos frecuentemente, en especial después de ir al baño, estornudar, jugar con animales y antes y después de las comidas.

Fuente:

Nuestroshijos.com.do

Adaptado para Educando