Educando


"Enseñar es aprender dos veces"
Joseph Joubert

Lo que debemos saber sobre el Dengue

Aedes aegypti

Te presentamos las medidas preventivas que debemos tomar para evitar la propagación del dengue, causada por el mosquisto aedes aegypti. También te ofrecemos datos de los síntomas que presenta esta enfermedad.

Existen medidas generales de precaución, que debemos tomar en cuenta para evitar la propagación de esta enfermedad en nuestro entorno.

Esta enfermedad es causada por un virus, que se transmite únicamente por la picadura de la hembra del mosquito Aedes aegypti. El virus no se transfiere de una persona a otra, por eso sin mosquito no hay enfermedad.

Aunque el dengue es una enfermedad que puede presentarse todo el año, es en los meses lluviosos donde se incrementa más, por tanto es de suma importancia prepararnos para evitar contagiarnos con el virus.

Es de vital importancia que la comunidad educativa en sentido general, llámese maestros/as, estudiantes, padres y madres tenga pendiente evitar la propagación del mosquito Aedes aegypti.

Todos y todas podemos prevenir el dengue, si cada miembro que forma parte de la sociedad se hace responsable de eliminar los criaderos del mosquito dentro o alrededor de las casas, recipientes de agua de uso doméstico, tanques, floreros, tinacos, y cualquier lugar donde se pueda acumular agua.

El mosquito Aedes aegypti, vive en las casas, en las escuelas y en cualquier lugar sombreado, fresco y tranquilo, y generalmente se acumula en aguas limpias, por tanto es tan necesario eliminar los criaderos del mosquito. Elimine todos los objetos inservibles de su alrededor y de la comunidad, ya que estos puedan acumular agua de lluvia.

El dengue se manifiesta con diferentes síntomas, tales como: fiebre alta, dolor de cabeza, dolor muscular, vómito, dolor estomacal, entre otros. Si algún miembro de su familia presenta estos síntomas es necesario acudir al centro médico más cercano.

En la actualidad no existe ninguna vacuna que permita erradicar esta enfermedad endémica de los países tropicales, pero sí se puede evitar su propagación con la participación de la ciudadanía y especialmente la familia en su conjunto.

Medidas para prevenir el dengue

• Hacer un operativo coordinado con la junta de vecino de nuestro sector y de esta manera involucrar a toda la comunidad.

• Eliminar los criaderos de los mosquitos transmisores del dengue.

• Tapar tinacos, cisternas y cualquier otro depósito que contenga agua para uso doméstico.

• Evitar que en el patio o azotea se junten y abandonen utensilios, envases vacíos, llantas, latas o cualquier otro objeto que pueda almacenar agua en las épocas de lluvias.

• Cambiar el agua de los floreros de las casas por lo menos cada dos días.

• Tal como recomienda una propaganda publicitaria “Cloro untao, tanque tapao”, echar algunas gotas de cloro por galón al agua que tenemos almacenada en nuestra casa ayudará a evitar la propagación inmediata del mosquito.

• Se recomienda utilizar el agua de la casa y no dejarla almacenada por mucho tiempo.

¿Cómo se reproduce el mosquito del dengue?

1 - Selección del lugar La hembra busca recipientes que posean agua limpia y quieta para dejar los huevos.

2 - Comienza el procesoLa hembra deposita los huevos contra la pared del recipiente, en la zona húmeda sobre el agua.
3 - El crecimientoLos huevos en contacto con el agua comienzan a desarrollarse y pasan al estado de larvas.
4 - La metamorfosisLas larvas viven y evolucionan en el agua entre 5 y 10 días. Luego pasan al estado de pupa.
5 - Fin de cicloLas pupas finalmente se convierten en mosquitos. Un día después de nacer, ya pueden procrear.

El mosquito adulto es reconocible por sus patas con bandas blancas en forma de anillos.

Existen dos tipos de dengues: clásico y hemorrágico.

Características dengue clásico:

• Súbito comienzo de fiebre, la cual por lo regular dura de 3 a 5 días y poca veces dura más de una semana.
• Dolores musculares  y/o de cabeza.
• Dolores en las articulaciones.
• Erupciones en la piel.
• Diarrea.
• Náuseas
• Vómitos.
• Gastritis.
• Estreñimiento.
• Complicaciones hepáticas y/o renales.
• El sabor de los alimentos con una sensación distorsionada.

Característica  dengue hemorrágico

Incluyendo las citadas en el dengue clásico, existen las siguientes:

• Fiebre o antecedentes de fiebre aguda reciente.

• Perdida de plasma debido al aumento de la permeabilidad vascular que se evidencia como edema, ascitis, derrame pleural, derrame pericárdico.

• Manifestaciones hemorrágicas, que incluyan por lo menos una de las siguientes: prueba del torniquete positiva, petequias, equimosis y hemorragias de mucosas, tracto gastrointestinal, lugares de punciones, u otras.

Definición del síndrome de choque por dengue:

Los criterios anteriores más evidencia de colapso circulatorio manifestado por:

• Taquicardia
• Pulso rápido y débil
• Piel húmeda y fría
• Disminución del llenado capilar
• Taquipnea
• Alteración del estado de conciencia

El principal cambio fisiopatológico que determina la severidad de esta enfermedad y la diferencia del dengue clásico es la extravasación de plasma puesta de manifiesto por efusión severa de plasma e hipoproteinemia, incremento del hematocrito y hemoconcentración ascendente. El dengue hemorrágico puede expresarse sin choque o con choque.

Reseña histórica

Fue descubierto por el científico cubano Carlos Juan Finlay, el cual presentó los resultados de su investigación en La Conferencia Internacional de Sanidad, el 18 de febrero de 1881, en Washington DC y no fue hasta el 1900 cuando fue dado como válido.

Finlay descubrió que es la hembra fecundada de esta especie la que transmitía la fiebre amarilla y que el mosquito adulto es reconocible por sus patas con bandas blancas en forma de anillos.

Fuentes: Dengue y dengue hemorrágico – SESPAS.
              Wikipedia.  
     

Fuente gráfica: Página Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
    
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Medidas para prevenir el Dengue desde la escuela

El dengue una amenaza para el mundo

Dengue y dengue hemorrágico

Descripción imagen: Debemos eliminar los objetos inservibles de nuestro entorno, ya que estos pueden acumular agua de lluvia y propiciar la producción del mosquito.