Educando


"Si te atreves a enseñar, no dejes de aprender"
John Cotton Dana

Planificación del presupuesto familiar

La planificación del presupuesto familiar es de gran importancia para salir a flote con la crisis que debemos enfrentadas en estos tiempos.

Un presupuesto es un plan, una herramienta que te ayuda a tomar decisiones.  Vivir con un presupuesto significa optar por vigilar conscientemente tus ingresos, gastos y asegurarte de no gastar más en los segundos que en los primeros.  Se trata de administrar tu dinero y aprovechar al máximo cada moneda que se tiene.

Los principios básicos para la elaboración de un presupuesto son:

  • Cuánto mejor atiendas tu patrón de ingresos y tus hábitos de gasto, tanto mayor control tendrás sobre ellos.
  • La elaboración de un presupuesto efectivo no requiere el registro de gastos mínimos, sino de destinar cantidades para satisfacer prioridades y mantenerse firme en ellas.
  • El crédito no es una partida del presupuesto, sino una forma de pagar las partes que lo conforman.
  • El planeamiento de una estrategia para ahorrar y pagar al contado las compras importantes ayuda a evitar trampas financieras peligrosas (intereses excesivos, plazos extendidos, etc.).
  • Seguir un presupuesto básico te ayuda a eliminar preocupaciones, estrés y tensiones causadas por las finanzas de la familia.

En lo personal, debes adquirir las siguientes posturas: prudencia, para tomar las mejores decisiones; disciplina, para apegarse al presupuesto y a las decisiones tomadas; y honestidad, para no hacer trampas.

Para empezar a vivir con un presupuesto, lo primero que debes hacer es crear conciencia, no sólo de la situación financiera actual, tus ingresos, egresos y hábitos, sino también de lo que sucede a tu alrededor.  Los gastos impulsivos afectan tu presupuesto en gran medida. 

Las estrategias que te sugerimos ayudarán a evitar los gastos impulsivos.  Se trata sólo de retrasar tus compras el tiempo necesario para determinar si necesita o no el producto que desea adquirir.

Como toda la familia se beneficiará con el presupuesto, todos y cada uno de los integrantes debe estar de acuerdo con él y todos deben participar en su elaboración.  Será un excelente ejercicio para el matrimonio y los hijos, ya que todos verán reflejados sus objetivos en él.

Piense en éste programa como un “plan de gastos”, porque en realidad es una forma de gastar con inteligencia.

Para crear un presupuesto efectivo, debes tomar conciencia de cómo y cuándo gastar el dinero.  Es importante identificar en qué categorías estarán impulsados a gastar más de lo que debes.

12 pasos para presupuestar

1. Ingresos: Comprender de dónde provienen, tus altas y bajas durante todo el año.  Te recomendamos determinar la frecuencia de tus ingresos para después hacer una proyección total.

2. Egresos: Pueden ser mensuales, semestrales o anuales.  Podría hacer una exploración con fines financieros de todos los recibos de servicios, tarjetas de crédito y otros para determinar la frecuencia y los montos aproximados de ellos.

3. Metas: Pueden ser a corto plazo (menos de 12 meses), mediano plazo (hasta dentro de 5 años) y largo plazo (de 5 a 20 años).

Puedes escribirlas en un papel y ponerlas a la vista de toda la familia. Y la cantidad variará entre ellas, ya que a corto plazo siempre se desea concretar mayor número, mientras que la lista de metas a largo plazo puede incluir entre tres y cinco ítems.

Además de tu propia voluntad y el deseo de no darte por vencido (ni dejar que tu familia lo haga), hay algunas formas de asegurar el éxito, como ser: metas realistas, listas escritas, revisión de todas ellas entre toda la familia, no sentirse presionado por alcanzarlas pero tener la firme convicción de querer lograrlas.

4. Hábitos: Comprenderlos y ubicarlos en situaciones determinadas para saber dónde gasta, cómo gasta y qué miembros de tu familia gastan y por qué.

5. Mecanismos de ahorro y gasto: Elabora un plan de ahorro y reservas apropiado a tu situación, obtén las tarjetas de crédito necesarias y las cuentas bancarias más convenientes para llevar a cabo tu presupuesto y mantenerlo funcionando.

6. Planeamiento: Planea tus ingresos, conociendo tus fuentes y tu frecuencia tiene un 25% del trabajo asegurado.

7. Obligaciones: Hay “pagos necesarios”, como el préstamo hipotecario (o en su defecto el alquiler de la vivienda), los seguros del carro o la casa, los impuestos y servicios.

8. Necesidades: Hay artículos “consumibles” como los alimentos, que debes cubrir todos los meses.

9. Dinero de bolsillo: Es aquel dinero que debes gastar en eventos cotidianos, como almuerzos, café, refrigerios, alquiler de películas y otros.

10. Familia: Hay que apartar una cantidad para cubrir gastos que confieran a toda la familia (como salidas conjuntas o actividades rutinarias).

11. Gastos personales: Se trata de una cantidad aparte para gastar en cubrir tus objetivos o cualquier cosa que desee.

12. Balancee una y otra vez: El primer presupuesto que realices no saldrá perfecto, es más puede estar totalmente desbalanceado.  Corrígelo hasta que te arroje un saldo aceptable.  Estira, afloja, planifica y vuelva a hacerlo hasta que te satisfaga.

Lo básico es aprender a vivir dentro de los límites auto establecidos por tus ingresos para que no te veas sobrepasado por los gastos.

Categorías de gastos y ahorros

Los ejemplos a continuación son algunos de los que se pueden agrupar en las cinco categorías de gastos:

 

Obligación

Gastos Generales

Préstamo hipotecario

Comidas en horario laboral

Alquiler de la vivienda

Refrigerios, bebidas

Cuotas de asociaciones

Estacionamiento

Obra social prepaga

Peajes

Seguro automotor

Correo

Seguro de la vivienda

Gastos Familiares

Seguro de vida

Salidas de fin de semana

Educación

Cine, conciertos

Préstamo prendario

Recreación en general

Préstamo personal

Mejoras a la casa

Expensas

Decoración de la casa

Necesidad

Suscripciones

Alimentos

Muebles

Combustible

Alquiler de videos

Seguridad

Software y hardware para la computadora

Cochera

Gastos Personales

Gas

Ropa

Luz

Hobbies

Teléfono

Recreación personal

Agua

Libros

Telefonía celular

CD

Almuerzos escolares

Manicuras

Artículos para el hogar

Estilistas

Mantenimiento del automóvil

Reuniones con amigos

Personal doméstico

Aparatos electrónicos menores

Reparaciones de la casa

 

Internet / Cable

 

 

Dentro de los ahorros, se pueden encontrar cuatro tipos de fondos:

  • De reserva: es para quienes tienen ingresos irregulares, recomendamos una cuenta de ahorros o de inversión bien administrada y muy visible para acumular fondos durante los períodos de bonanza en el ciclo de ingresos, “acumular” a fin de tener los fondos necesarios durante las épocas de economía baja, y “visible” para que pueda administrarla con detenimiento y planear tu futuro.  Evita a toda costa la tentación de salir y gastar las comisiones en el mismo mes en que las recibe.
  • Prioritario: es para los gastos que no tienen frecuencia mensual o bimestral sino semestral o anual (algunos seguros se pagan por semestres y el cargo de mantenimiento de la tarjeta de crédito se paga una vez al año).
  • Para contingencias: es un fondo especial donde se guarda dinero para reparaciones del vehículo, gastos médicos inesperados, reparaciones de la casa y otras emergencias, de manera tal que cuando se presentan, puedan manejarse fácilmente.
  • Para descanso: se refiere a un fondo especial para tomarse las vacaciones merecidas tras un año de mucho trabajo o para empezar eventualmente a juntar dinero extra para su retiro.

Una de las ventajas del “corralito” es que sólo le permite retirar de tu cuenta una determinada cantidad de dinero por semana.  Esto es bueno debido a que de dicha manera puede tener un mayor control sobre los gastos de bolsillo.  ¿Cómo?  Usted tiene en débito automático la mayoría de sus servicios o los paga online o a través de cajeros automáticos, pero el resto de su dinero lo va retirando poco a poco y sabe que si gastó dinero en efectivo, provino del sobrante.  Por lo tanto, si estás tratando de saber a dónde se fue tu dinero, sabes perfectamente que en gastos de bolsillo y si necesita hacer ajustes, ésta es la categoría por la que debe empezar.

Cuando termines de hacer tu presupuesto (después de borrar y corregir las veces que sea necesario), el saldo final debe ser 0 (cero).  Porque esta cifra representa dos cosas: que cubrió tus gastos y que cubrió tus fondos de ahorro.

Ten presente los totales de todas las categorías.  Si puedes tenerlos en mente, magnífico; si no, busca otra forma: tu agenda, un papel en la puerta de la nevera, un post-it en tu estación de trabajo, lo que te funcione mejor.  Esto debe ser visto por todos los miembros de la familia que manejen dinero y deben mantenerse en los límites establecidos.  De otra forma, estarían engañándose y no servirá de nada todo el esfuerzo hecho.

Crédito

¿Por qué la palabra “crédito” suena tan mal?  Por malas experiencias en el manejo del mismo.

Las tarjetas de crédito tienen varias ventajas: comodidad y seguridad (no necesita tener efectivo encima), ofertas inesperadas (ya sea en Internet – donde únicamente se puede comprar con tarjeta o su marca de ropa favorita está vendiendo esa prenda que siempre quiso en una liquidación de fin de temporada), contabilidad instantánea (sólo un llamado telefónico le puede refrescar el importe de esa compra que realizó hace una semana y de la cual no encuentra la bendita factura) o emergencias (con el vehículo o médicas).

Cuándo huir como si se tratara del demonio en determinados casos:

  • Cuando está deslumbrado por la posibilidad de un artículo demasiado costoso que sabe que no puede pagar.
  • Cuando ve un comercial de cualquier producto que, si lo piensa bien, no necesita.

La tarjeta de crédito no se debe usar para cosas perecederas o caprichos de momento o cosas que excedan tu presupuesto.

El método más efectivo para no vivir con miedo a sobrepasar el límite, no poder pagar la cuenta y dormir tranquilo es cada mes, pagar el total de la tarjeta.  Entienda bien: NO EL PAGO MINIMO, EL TOTAL. 

No debes presupuestar que gastarás $9,542.50 en la tarjeta, presupuestará que va a gastar RD$1,908.50 en libros y revistas, RD$3,817.00 en ropa, RD$2,862.75 en combustible y $954.25 para regalos.  Paga dichos elementos con tu tarjeta de crédito pero asegúrate de no exceder los límites que tienes estableció.  A fin de mes, podrás cubrir el saldo total de la tarjeta.

Piénsalo de esta manera: si no ahorras en la misma forma en la que gasta, estarás consumiendo más de lo que produce.  Entonces ¡tendrás que trabajar más para cubrir tu consumo!

Además de los intereses, las tarjetas de crédito y las compañías financieras ganan dinero de tres formas: con cargos por retrasos, con las cuotas anuales (cargo de renovación) y con los intereses sobre retiros de efectivo en cajeros automáticos.

Si tienes problemas serios con las deudas de tu tarjeta de crédito o un préstamo tu estilo de vida deberá afectarse en forma radical.  Todos tus esfuerzos financieros y de planificación deben, indefectiblemente, abocarse al pago de la deuda. 

No debes realizar reservas, no debes hacer planes de vacaciones, todo debe esperar hasta que canceles tu deuda.  De inmediato necesita: cubrir primero la tarjeta de crédito con más alta tasa de interés, considerar la posibilidad de transferir toda la deuda a una sola tarjeta con la menor tasa y dejar de utilizar las mismas para evitar que aumente el saldo. 

Lo que no debes hacer bajo ninguna circunstancia: solicitar más tarjetas de crédito con promesas de menores costos, pedir un préstamo para cubrir la deuda o solicitar un préstamo de consolidación.

Compras grandes

Antes de lanzarte a comprar ese nuevo … (llena el espacio con lo que tu quieras), probablemente quieras verificar los siguientes puntos:

  • ¿Se puede arreglar?  Siempre un arreglo saldrá más barato que una compra.  Entonces, ¿por qué no gastar un tercio del dinero ahorrado para arreglar algo como Dios manda?
  • Límpialo, embellécelo.  Si, leíste bien.  ¿No te da la sensación, cuando lavas el carro y está todo perfumado que es más nuevo?  Bueno, invierte tus pesos en lavarlo todas las semanas y presupuesta éste gasto.
  • Pídala prestada o alquílela.  Usted quiere la cortadora de hierba de su vecino.  Y si no la compra, será por siempre infeliz…  ¡No!  Sólo tienes que ofrecerle a tu vecino limpiarla cuando termines de usarla o prometerle que la mantendrá en buenas condiciones.  Seguramente tu vecino no te negará su uso.Olvídate por un tiempo del artículo.  Piensa y piensa y piensa un poco más.  ¿Realmente lo necesito?  Seguramente descubrirás que puede prescindir de él.  Y si realmente lo quieres (porque ha estado juntando el dinero para ello) trata de buscar una solución más barata.  ¿Cómo?  Si algún amigo tuyo también quiere el mismo artículo, pueden compartir los gastos de compra y de mantenimiento.

Recuerde que “la necesidad nunca ha hecho un buen trato”, así que cuando entre al negocio, no ponga cara de “quiero tenerlo”.  Simplemente, eche un vistazo y regatee.  Además, cuanta más información tenga sobre el producto que desea adquirir, mayor es su posibilidad de elegir alguno que realmente dure muchos años.

Por último, para las grandes compras, puede usar la estrategia del 50-50.  Es decir, cincuenta por ciento al contado y cincuenta por ciento con crédito.

Unas últimas notas sobre la familia

Si ustedes comienzan una vida en común y un presupuesto en común, entonces trabajarán juntos por sus objetivos y adoptar una posición similar al papel del dinero en sus vidas.  Una buena forma de comenzar es revelarle a tu pareja cualquier secreto financiero que posea.  Créeme, evitará muchas discusiones en el futuro.

A tus hijos pequeños, (presta atención, debes) enseñarles la realidad sobre las publicidades y los comerciales de televisión.  Cuando ven la propaganda de un nuevo juguete, explícales que es un truco publicitario y, aunque parezca que no entiendan, asimilarán el concepto desde muy temprana edad y les servirá en el futuro.

Para los adolescentes, tenemos dos reglas muy sencillas:

  • Los adolescentes que quieren gastar dinero a su manera, deben ganar su propio dinero.
  • Un adolescente que gana dinero que le costó trabajo tiene más oportunidades de evitar las cosas costosas y superficiales, que el adolescente que gasta el dinero de sus padres sin detenerse a pensar de dónde proviene.

Para que estas reglas funcionen, deben ser advertidos abuelos, tíos y otros familiares que no se les debe facilitar dinero para los caprichos a nuestros hijos.

Fuente:

http://www.contactoprofesional.com/AseFin/planificacion/asefin1.2.htm#Crédito