Educando


"Educad a los niños. Educadlos en la tolerancia, en la solidaridad..."
Josefina Aldecoa

¿Qué medicamentos se usan para el tratamiento de la infección VIH?

Los medicamentos que se aplican contra el VIH se combinan en muchos casos para lograr mejores resultados en los pacientes.

Hasta el momento, no existe cura para el SIDA. Sin embargo, se dispone de varios tratamientos que pueden retardar el progreso de la enfermedad por muchos años y mejorar la calidad de vida de aquellas personas que han desarrollado síntomas.

Para el tratamiento de una persona con VIH/SIDA se usan 3 tipos de medicamentos. El primer tipo se llama inhibidores de transcriptasa reversa nucleosida.

Su función es penetrar a la formación genética del virus, llamada ADN. Al penetrarlo, bloquea su proceso de crecimiento. Ahora el ADN del virus está incompleto y no puede reproducir más virus. Entre estos medicamentos se encuentran:

• Zidovudine (también llamado AZT y ZDV)--nombre de marca: Retrovir • Didanosine (también llamado ddI)--nombre de marca: Videx • Zalcitabine (también llamado ddC)--nombre de marca: Hivid • Lamivudine (también llamado 3TC)--nombre de marca: Epivir • Stavudine (también llamado d4T)--nombre de marca: Zerit • Abacavir (también llamado ABC)--nombre de marca: Ziagen

El segundo tipo de medicamento se llama inhibidores de transcriptasa reversa no-nucleosida. Estos medicamentos penetran a la parte del virus llamada enzima de transcriptasa reversa.

Aquí, bloquean la producción de ADN. Esto también quiere decir que no se pueden producir más células del virus. En este grupo de medicamentos están:

• Delavirdine--nombre de marca: Rescriptor • Nevirapine--nombre de marca: Viramune • Efavirenz (también llamado EFV)--nombre de marca: Sustiva

El tercer tipo de medicamentos lleva el nombre de inhibidores de proteasas. Estos medicamentos funcionan bloqueando la producción y retirando el virus del VIH de las células infectadas. En este grupo de medicamentos se encuentran:

• Saquinavir--nombre de marca: Invirase • Indinavir--nombre de marca: Crixivan • Nelfinavir--nombre de marca: Viracept • Ritonavir--nombre de marca: Norvir • Amprenavir--nombre de marca: Agenerase

Los diferentes tipos de medicamentos se usan muchas veces en conjunto (combinados) para reducir la cantidad del virus VIH en el cuerpo.

Cuando los inhibidores de proteasa se combinan con los inhibidores de transcriptasa reversa, el resultado es un régimen de medicación que se le llama "cocktail."

La terapia antiviral suprime la replicación del virus VIH en el organismo. Una combinación de varios agentes antiretrovirales, conocida como Terapia Anti-Retroviral Altamente Activa (HAART), ha sido muy efectiva en reducir el número de partículas de VIH en el torrente sanguíneo (medidas con un examen llamado la carga viral), lo que puede ayudar al sistema inmune a recuperarse durante un tiempo y a mejorar los recuentos de células T.

A pesar de que ésta no es una cura para el VIH y las personas en Terapia Anti-Retroviral Altamente Activa con niveles reducidos de VIH aún pueden transmitir el virus a los demás a través del sexo o del uso compartido de agujas, el tratamiento es muy promisorio.

Hay buenas evidencias de que, si se controlan los niveles de VIH circulante y se mantiene el recuento de CD4 alto (>200), puede prolongarse y mejorarse significativamente la calidad y vida de las personas.

Sin embargo, el VIH tiende a volverse resistente en los pacientes que no toman sus medicamentos cada día. También ciertas cepas de VIH mutan fácilmente y pueden hacerse resistentes a la Terapia Anti-Retroviral Altamente Activa muy rápidamente.

En la actualidad están disponibles pruebas genéticas para determinar si el virus es resistente a un medicamento en particular, las cuales pueden ser útiles para determinar la mejor combinación de medicamentos y ajustarla si comienza a fallar.

Cuando el VIH se vuelve resistente a la Terapia Anti-Retroviral Altamente Activa, se requiere terapia agresiva para tratar de suprimir la cepa resistente de VIH. Se prueban diferentes combinaciones de medicamentos para intentar reducir la carga viral.

Infortunadamente este enfoque no siempre tiene éxito y el paciente por lo general desarrollará SIDA y sus complicaciones.

El tratamiento con Terapia Anti-Retroviral Altamente Activa no está exento de riesgos, ya que es una combinación de diferentes medicamentos y cada uno tiene sus propios efectos colaterales.

Algunos de estos efectos comunes son: náuseas, dolor de cabeza, debilidad, malestar general y acumulación de grasa en la espalda y en el abdomen ("joroba de búfalo", lipodistrofia). Cuando se utilizan estos medicamentos a largo plazo se puede aumentar el riesgo de ataque cardíaco porque se afecta el metabolismo.

Todo médico que prescriba una Terapia Anti-Retroviral Altamente Activa debe seguir cuidadosamente al paciente en busca de los posibles efectos asociados con la combinación de medicamentos administrada. Además, deben hacerse exámenes de sangre rutinarios para medir los recuentos de CD4 y la carga viral (un examen que mide cuanto virus se encuentra en la sangre).

El objetivo es alcanzar un recuento de CD4 tan cercano a lo normal como sea posible y bajar los niveles de carga viral de VIH a niveles no detectables.

Otros agentes antivirales están en la etapa de investigación y muchos nuevos medicamentos están en desarrollo. Factores de crecimiento que estimulan el crecimiento celular, como el Epogen (eritropoyetina) y el G-CSF, se utilizan, en ocasiones, para el tratamiento de la anemia y de los bajos conteos de glóbulos blancos asociados con el SIDA.

También se utilizan medicamentos para prevenir las infecciones oportunistas (como la neumonía por Pneumocystis carinii) y pueden mantener a los pacientes con SIDA más sanos durante períodos de tiempo más largos. Estas infecciones oportunistas se tratan en la medida que se manifiestan.

Educando te presenta este artículo para que puedas ayudar a cuaquier persona portadora del VIH/SIDA y para que sigas investigando sobre este virus.

Descripción imagen: Medicamentos utilizados para tratar el VIH/SIDA