Educando


"La educación es el vestido de gala para asistir a la fiesta de la vida"
Miguel Rojas Sánchez

El paso de un estudiante de Educación Inicial a la Básica

Si un niño/a no está listo para ese proceso de cambio podría dar signos de ansiedad, inseguridad y temores para enfrentar lo que viene.

En muchos casos el paso de la Educación Inicial a la Básica es visto como algo normal, sin embargo en otros casos puede crear dificultades en los estudiantes, que deben ser tomadas en cuenta por los maestros y maestras.

Sobre el particular, Educando entrevistó a la Psicóloga Educativa Margarita Almonte, quien labora en el Departamento de Orientación y Psicología del Colegio Arroyo Hondo, del Distrito Nacional.

Para esta profesional, el paso de la Educación Inicial a la Básica es una responsabilidad del maestro o maestra del nivel anterior, aunque él o la que recibe al estudiante debe aportar en este proceso.

“Al final del último curso del Nivel Inicial la maestra/o debe ir preparando a los niños y niñas para ese paso tan importante para ellos/as. Los educadores pueden usar frases reforzadoras para los niños/as como “Ya tu estas grande, mira cuánto sabes”, “ya vas a pasar a primero”, “Vas a tener una nueva profesora y nuevos amiguitos”, expresó.

Nos dijo que con este tipo de motivación los niños y niñas tendrán la inquietud de querer conocer lo que está más allá de lo que hasta el momento conocían.

Una de las situaciones que podría provocar alguna dificultad en este proceso de transición es que los niños y niñas se sienten en el Nivel Inicial como en una extensión de su hogar, por las atenciones que reciben. El Nivel Inicial es más hogareño que el Básico, por lo que esta variante debe ser tomada en cuenta.

Sin embargo, nos explicó la especialista que si el maestro/a del Nivel Inicial prepara adecuadamente a sus estudiantes llegarán a la Educación Básica felices y contentos.

En lo que corresponde a la profesora o profesor que recibirá a los niños y niñas deben propiciar que las aulas se conviertan en un lugar acogedor para que se le de continuidad a lo que habían vivido en el nivel anterior. También la maestra/o tiene que ser amorosa, tolerante y consecuente, que trate a los niños/as como si fueran sus propios hijos/as, porque éstos necesitan sentirse seguros.

“De la motivación ofrecida en el Nivel Inicial, más la acogida que le de el maestro o maestra del Primer Curso de la Educación Básica, que es fundamental, dependerá que éste sea un proceso normal para los niños y niñas”, precisó.

Margarita Almonte advirtió que de no darse los aprestos necesarios, la motivación adecuada y un ambiente acogedor donde se le proporcione cariño a los niños y niñas podrían aparecer temores, ansiedad e inseguridad.

“Si un niño/a no está listo para ese proceso de cambio podría dar signos de ansiedad, inseguridad y temores para enfrentar lo que viene, y para lo que otros es divertido, a este niño o niña puede causarle ciertos trastornos”.

Nos explica que los niños y niñas que muestran estos trastornos lo demuestran a través de malestares físicos como dolores de cabeza, estómago, necesidades como ir al baño, hambre y llantos, entre otras.

Otros factores que podrían provocar dificultades en los estudiantes que pasan de la Educación Inicial a la Básica, y que se reflejan en el aula son: la muerte de un pariente al momento de la transición, problemas entre sus padres y situaciones económicas.

Almonte recomendó para estos procesos de transición que viven los niños y niñas de un nivel educativo a otro, que los procesos de adaptación que realizan los educadores en las escuelas también sean hechos por los padres en sus hogares.

Los padres y madres deben preparar a los niños y niñas para el proceso de separación, haciendo ejercicios previos con sus hijos/as. Un ejemplo de esto es, durante las vacaciones, dejar a sus hijos/as durante cierto tiempo con una persona de confianza (la abuela/o, un tío/a, hermano/a, etc.), aunque siempre cumpliendo con la hora en que le dicen que los van a recoger.

Sugiere, la profesional de la conducta, que se les explique a los niños/as porque van a salir, para que entiendan que existe una necesidad y que ellos/as no pueden ir a determinados lugares.

Ver Otros

    Descripción imagen: Margarita Almonte, afirma que el maestro/a es el principal responsable de preparar al niño/a sobre la importancia de pasar de un curso a otro. Si orientamos adecuadamente al infante llegará a su nueva aula alegría y contento.