Higiene y salud

Higiene y salud

Hagamos de la higiene un hábito para alcanzar una vida feliz y plena.

Hagamos de la higiene un hábito para alcanzar una vida feliz y plena.

La higiene es una de las mejores formas de estar saludables y sanos, pero para ello es necesario prestar atención a los cambios corporales, olores y sudor. Esta observación nos ayudará a eliminar posibles gérmenes que provocan mal olor en nuestros cuerpos.

Mantener la higiene es importante no sólo para prevenir infecciones o inflamaciones, e incluso enfermedades, como también para que nos sintamos más seguros de nosotros/as mismos.

Una definición más científica afirma que “la Higiene es el conjunto de conocimientos y técnicas que deben aplicar los individuos para el control de los factores que ejercen o pueden ejercer efectos nocivos sobre su salud”.

Sus objetivos principales son mejorar la salud, conservarla y prevenir las enfermedades. Esto implica:

1. Limpieza, aseo de lugares o personas o partes genitales2. Hábitos que favorecen la salud.3. Parte de la medicina, orientada a favorecer hábitos saludables, en prevención de enfermedades.4. Reconocimiento, evaluación y control de aquellos factores y tensiones ambientales que surgen en el lugar de trabajo y que pueden provocar enfermedades, quebrantos de salud, quebrantos de bienestar, incomodidad e ineficacia de los trabajadores y los ciudadanos.5. La higiene personal es la parte de la medicina que trata de los medios en que el hombre debe vivir y de la forma de modificarlos en el sentido más favorable para su desarrollo.

En el año 2000, un informe publicado por la entidad de la Organización de Naciones Unidas para la Infancia UNICEF titulado "School Sanitation and Hygienes Education" reveló que una tercera parte de la población mundial –2400 millones de personas- tenía dificultades para el acceso a la satisfacción de la higiene básica. Según la entidad, los niños son los más vulnerables a esta situación, factor que impidió detener el avance de algunas enfermedades relacionadas con la ausencia de limpieza. Lo más interesante de este informe radica no sólo en la relación inversa que existe entre pobreza e higiene. Lo realmente revelador es que la entidad comprende que la solución de los problemas higiénicos no está determinada, exclusivamente, por la inversión en infraestructura básica de saneamiento ambiental (agua potable, sistemas de acueducto y alcantarillado), sino por una educación integral. La educación, según UNICEF, debe tener dos ejes centrales de desarrollo: el hogar y la escuela. El hecho que estos núcleos puedan tener una misma orientación en esta materia es el primer paso para que los niños empiecen a crear hábitos de limpieza. Debemos ser higiénicos:

• Con el baño o aseo personal• Con los alimentos• Con los animales que tenemos de mascota• Con la ropa y los juguetes • Con el ambiente

Más de la mitad de todas las enfermedades y las muertes en la primera infancia tienen como causa los gérmenes que se transmiten por falta de higiene, por vía bucal a través de la ingestión de alimentos o de agua o debido a unas manos sucias.Existen seis consejos prácticos para tener éxito en la tarea de mantenernos higienizados:

1. Como padres debemos dar el ejemplo. Como referentes naturales de los niño/as debemos tener un hogar limpio y aseado. Además hay que mostrarles cómo nos lavamos los dientes pidiéndoles su compañía en el baño, explicándoles qué es lo que estamos haciendo, para qué sirve el cepillo y la pasta dental. 2. Debemos inculcarles hábitos desde temprana edad. Un niño/a siempre va a entender más de lo que puede expresar, por eso es necesario que los padres estemos constantemente especificando el porqué de cada acción higiénica y los beneficios sanitarios que reporta. 3. Regularidad. Los hábitos deben crearse a diario y manifestarse en cada aspecto de la vida cotidiana. En este caso debemos armarnos de paciencia porque los resultados de nuestro trabajo no se verán de inmediato, sino a largo plazo. Lo ideal es que las instrucciones que reciban los niños/as sean lo más simples posible. La complicación o perfeccionamiento deben ser paulatinos. 4. El niño/a debe contar con un ambiente preparado. Los artículos de aseo deben estar al alcance de los niños/as. La pasta dental no puede estar guardada en una repisa con llave, debe existir siempre papel higiénico disponible, etc. Si las condiciones no están dadas para que el infante realice sus labores de aseo aparecerá la desmotivación. El niño/a debe tener sus propios elementos higiénicos para que cuide de ellos y sepa en qué lugar se encuentran. 5. Cada momento de aseo debe ser grato. Jamás hay que decir "lávate el pelo porque si no te voy a castigar sin televisión". Por el contrario, es mejor mostrar el lado positivo de la acción: "que agradable es tener el pelo limpio". Relacionando este punto con el ejemplo que debemos dar como padres, es importante que cuando nos aseemos demostremos el placer que produce para que nuestros hijos/as vinculen la acción con un bienestar. 6. Hay que ser creativo. Si un método de creación de hábitos higiénicos no da resultados no hay que desesperarse, mucho menos caer en la reprimenda, es mejor buscar otro sistema. En el caso tengamos más de un hijo/a, un sistema que dio óptimos resultados con el mayor, no siempre será igual con el menor, en tal caso debemos tener la capacidad, y por sobre todo la paciencia, de innovar.

Salud Bucal 1

Salud Bucal 2

Lavado de las manos