Educando


"Si te atreves a enseñar, no dejes de aprender"
John Cotton Dana

La Sociología y la Educación, aportes a la gestión.

Presentamos la relación existente entre la sociologia y la Educación, asi como los aportes de la primera a la gestión educativa. Nuestro mundo se enfrenta a desafíos inesperados que requieren respuestas creativas y fundamentadas por parte de todos.

Nos adentramos en una época en la que, debido a la rapidez y profundidad de los cambios sociales, los alumnos precisan mucho más que la mera adquisición de conocimientos. Necesitan, sobre todo, una actitud crítica y reflexiva ante aquellos, la capacidad de recrearlos y superarlos.

Este sería el significado del tan citado lema de aprender a aprender. Como trabajador, fundamentalmente, pero asimismo como ciudadano, como consumidor, como protagonista de cualquier relación social, el individuo ha de ser capaz de percibir, interpretar y asimilar situaciones nuevas, saber adaptarse o responder de manera activa ante ellas; en definitiva, ha de tener flexibilidad.

Estamos en un contexto en el que los conocimientos científicos crecen exponencialmente, en el que las tecnologías de hoy quedarán obsoletas en poco tiempo, en el que lo previsible es que la gente cambie de empleo varias veces a lo largo de su vida o que el contenido de un mismo empleo se modifique sustancialmente en pocos años, en el que ni siquiera sabemos qué empleos van a existir en el futuro más inmediato.

No obstante permanece válido aunque deba ser objeto de las necesarias reinterpretaciones el valor supremo de los seres humanos y la afirmación de su dignidad y derechos, que llamamos ciudadanía.

Nuestro mundo se enfrenta a desafíos inesperados que requieren respuestas creativas y fundamentadas por parte de todos. Basta para ello con pensar en el cambio climático, las crecientes e imparables oleadas migratorias, la prolongación de la esperanza media de vida.

Sin duda, esto exige un ciudadano cada vez más crítico y consciente del mundo en el que vivimos, más proclives a la participación y al compromiso político. Es preciso garantizar una educación de calidad para todos sin exclusiones.

En un escenario como este el profesor no puede seguir siendo un mero transmisor de conocimientos. Se necesita un profesor capaz de provocar situaciones de aprendizaje, de coordinar las inquietudes cognitivas de los alumnos, de favorecer aprendizajes autónomos, así como de construir la experiencia escolar hacia la formación de ciudadanía. Una escuela que se limita a resolver problemas ya resueltos de antemano está condenada a la desaparición.

Cada escuela, colegio o liceo debe hacer honor a su nombre y convertirse en un centro que articule y dinamice, y a su vez sea dinamizado, la vida cultural de su entorno. Se ha propuesto, muy acertadamente, un currículo prescriptivo básico, flexible, de modo que puedan ser los centros los que lo adapten a las características del entorno, del tipo de alumnos que escolariza.

La Sociología en la formación profesorado.

Al igual que ocurre con asignaturas como la psicología, la antropología, la filosofía y otras formativas e instrumentales, la sociología no es una materia que, de acuerdo con los actuales programas, el futuro maestro o profesor haya de impartir como tal en su labor docente.

Se trata de un área de conocimiento que ha de suministrar una perspectiva, una manera de entender el funcionamiento de la educación, lo que tendrá su incidencia en la manera concreta de ser profesor, que es lo que se pretende.

Esto es particularmente necesario en un momento en el que se ponen relación los dilemas del mundo de la educación con el cambio social, hasta el punto de haberse generalizado la visión de que los problemas escolares son problemas sociales.

El conocimiento de qué y cómo es la sociedad, así como la comprensión del cambio social, no se produce de manera espontánea, por osmosis, sino que exige el recurso a un saber científico y especializado como es la Sociología y en este caso la Sociología de la Educación .

Hasta ahora la presencia de la sociología de la educación en la formación del futuro profesorado ha sido más bien escasa. Pero, por lo señalado hasta aquí y sin miedo a pecar de corporativismo, hay que coincidir en que la sociología de la educación debe superar su actual presencia en la formación del profesorado, tanto de primaria como de secundaria.

Y ello, aun siendo conscientes de la reducción de créditos que la convergencia europea puede acarrear. Sólo con el incremento de la presencia de la sociología en la formación inicial y permanente de los futuros maestros y profesores podrían afrontarse los contenidos que más abajo se exponen.

Expresados en el argot utilizado actualmente en la elaboración de los libros blancos de los grados, estas serían las competencias del saber sociológico que precisarían los futuros maestros y profesores.

a) Competencias en relación al saber sociológico:

• La educación como hecho social.

• La globalización y su problemática

• La sociedad del conocimiento.

• La polarización económica, las desigualdades y las clases sociales. la segmentación

• La inmigración.

• El género.

• El estado y la educación.

• Las comunidades y los hábitats, escuela-comunidad-medio social, escuelas y redes sociales.

• Medios de comunicación.

• Políticas sociales.

• Cambio social y nuevos roles del alumnado y del profesorado.

b) Competencias en relación al saber hacer sociológico:

• Capacitación para la elaboración de un proyecto de centro y adecuación de la enseñanza a la diversidad de los grupos, en relación con su entorno concreto. Se proponen en este apartado temas cuya dinámica e interés reside en una aproximación práctica a cada realidad social.

• Capacitación en talleres de metodología, búsqueda y análisis de datos e información que posibiliten el acceso a las herramientas metodológicas para el diseño de proyectos educativos: uso de datos estadísticos, así como fuentes demográficas sobre el medio (padrón, censo, etc.), de fuentes territoriales, de información local, de bases de datos de servicios sociales.

Las minorías y su conocimiento (gitanos, inmigrantes por etnias y nacionalidades) y fuentes de información de esas minorías. Recursos existentes en el medio: padres y madres y sus asociaciones, empresas y su actividad, asociaciones y su dedicación; técnicas de producción de datos para una encuesta, entrevista o reunión, grupo de discusión, etc.

• Capacitación para la acción educativa. Introducción de la comprensión del hecho social en los contenidos formativos disciplinares y del cambio de contexto social y cultural de los estudiantes y del mundo en el que les tocará vivir.

• Talleres para la identificación de las pautas culturales y expectativas de los alumnos (uso de técnicas de prospección y observación de minorías étnicas, estructuras y cambio familiar, etc.)