Educando


"Educad a los niños. Educadlos en la tolerancia, en la solidaridad..."
Josefina Aldecoa

María Teresa Mirabal Reyes

maria t. mirabal

María Teresa Mirabal Reyes aseguraba que en la lucha “Se arriesga la vida sin pensar en posibles beneficios personales.

María Teresa, o Maritere como le decían de cariño, fue la más joven de las hermanas Mirabal. Su indignación por la tiranía trujillista fue a tal grado que no dudó en ser una de las mujeres que en enero de 1959 confabularon en la residencia de Guido D’Alessandro (sobrino político de su hermana Minerva) para sentar las bases de lo que más tarde sería el movimiento insurgente 14 de Junio con el que se derrocaría la dictadura de Leonidas Trujillo el 30 de mayo de 1961 en República Dominicana.


Clara en sus planteamientos, María Teresa aseguraba que en la lucha “Se arriesga la vida sin pensar en posibles beneficios personales, ya que el principal motivo por el cual luchamos es la anulación completa de los privilegios, quizá lo que tenemos más cerca es la muerte, pero esa idea no me amedrenta: seguiremos luchando por lo justo." 


Antonia María Teresa nació el 15 de octubre de 1936 en Ojo de Agua, Salcedo. Mimada por sus padres y hermanas fue una destacada estudiante que en 1954 llegó a graduarse de bachiller en matemáticas, ese mismo año ingresó a la Facultad de Matemáticas de la Universidad de Santo Domingo hasta obtener el título de agrimensora (topografía agrícola).


Cuatro años más tarde, el 14 de febrero de 1958, a la edad de 24 años contrajo matrimonio con Leandro Guzmán y un año después nace su única hija, Jacqueline, el 7 de febrero de 1959. A pesar de su juventud, junto a Minerva y Patria, Maritere fue una luchadora constante contra la tiranía trujillista.


Tenaz, valiente y atrevida, la menor de las Mirabal fue hecha prisionera por primera vez el 20 de enero de 1960, en la fortaleza militar de Salcedo; aunque ese mismo día fue puesta en libertad, al día siguiente la apresaron de nuevo: esta vez para conducirla a la cárcel La 40, en la capital de la república, y luego a La Victoria, de donde fue dejada en libertad el 7 de febrero de ese mismo año.


A poco más de un mes, el 18 de marzo, Maritere volvió a ser apresada a pesar de sufrir una bronquitis aguda. Junto con su hermana Minerva y otros compañeros, es condenada a cinco años de prisión, pero con el tiempo la apelación le es rebajada a tres años.


Cuando regresaba a Salcedo, después de haber visitado a su esposo en la cárcel de Puerto Plata, muere asesinada junto con sus hermanas Patria y Minerva el 25 de noviembre de 1960.


Gracias a su ejemplo, hoy día miles de mujeres se manifiestan contra la violencia y luchan desde sus particulares trincheras hermanadas por la idea de alcanzar una vida libre de violencia.