Educando


"Si te atreves a enseñar, no dejes de aprender"
John Cotton Dana

Día de Corpus Christi

Dia de corpus christi

Una de las más antiguas tradiciones es la fiesta de Corpus Christi o Cuerpo de Cristo, celebra con ceremonias especiales en los templos para recordar la Última Cena del Señor.

¿Qué es esta festividad?

Corpus Christi es la fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo, de la presencia de Jesucristo en la Eucaristía.

Este día, recordamos la institución de la Eucaristía, que se llevó a cabo el Jueves Santo, durante la Última Cena al convertir Jesús el pan y el vino en su Cuerpo y en su Sangre.

Es una fiesta muy importante porque la Eucaristía es el regalo más grande que Dios le ha dejado a la humanidad, movido en querer quedarse con su pueblo después de la Ascensión.

Origen

La celebración de la Festividad del Corpus Christi tiene su origen en un hecho milagroso acaecido en los Países Bajos en donde una religiosa, Santa Juliana de Mont-Cornillón, cerca de Lieja, tuvo una visión referente al mayor culto a la Eucaristía. Ello sucede en 1208.

En 1246 el Obispo de Lieja aprueba la celebración del Corpus Christi en su Diócesis. Finalmente el 8 de septiembre de 1264 el Papa Urbano IV por medio de la bula "Transiturus" hace extensiva dicha festividad a toda la Iglesia.

La fiesta del Corpus Christi es una manifestación externa y social de la Presencia Real de Jesucristo en la Eucaristía: Dios Hijo se ha quedado con nosotros con su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad en la Sagrada Hostia y es merecedor de nuestra adoración interna y externa.

Tras la bula de Urbano IV distintas ciudades españolas iniciarán dicha festividad: Sevilla, Granada y, sobre todo, Toledo. Helechosa perteneciente a la Archidiócesis de Toledo pronto se haría eco de esta festividad y su celebración, ofreciendo unos matices muy peculiares: LOS DIABLUCOS Y LOS ALTARES DE DULCES.

Esta fiesta, en la República Dominicana no es laborable ni es movible, y se vincula con la fe en lo intangible del fenómeno de la transformación del pan en el Cuerpo de Cristo.

Hasta hace pocos años era una de las fiestas religiosas que más fervor despertaba entre los creyentes y era frecuente escuchar historias de los abuelos acerca de sucesos que producían asombro o historias de desgracias  que habían ocurrido a personas que laboraban u obligaban a laborar en este día.

Una de estas historias se refería al agricultor que hizo laborar un día de Corpus Christi a sus animales preparando la huerta con el arado. El buey, que tiraba del arado, le advirtió que este era un día consagrado al Señor y que era pecaminoso lo que hacía al forzarlo a trabajar.

El asombro que le produjo a aquel hombre el hecho de que el animal le hablara casi le provocó un síncope y desde ese día nunca más volvió a laborar en los días de guardar.

Esta anécdota de la tradición dominicana se extendió luego para el Jueves Santo, ya que también se decía que el buey le habló al amo ese día cuando le colocaba el yugo para llevarlo a arar.

También una de las tradiciones reseña en Europa historias sobre acontecimientos alrededor de esta conmemoración. Una de ellas narra como un sacerdote, en la celebración del Corpus Christi, cuando oficiaba la misa, dudó al momento de la consagración si en verdad se convertiría la hostia en el Cuerpo de Cristo.

Narra la tradición que al momento de partir la hostia sangró y le empapó las manos, parte de la ropa y la piedra del altar. Esto impactó en la comunidad y estas reliquias fueron conservadas.

La solemnidad de las fiestas religiosas y las procesiones, el ambiente de las ciudades pequeñas y poco pobladas, la uniformidad cultural y otros aspectos de la vida hace tan solo una generación, ayudaban a aumentar el recogimiento y a guardar esta fecha con solemnidad.

La celebración se mantiene en casi todas las iglesias del Oriente de Europa y el Medio Oriente, hacia donde se extendió desde Bélgica, donde se originó en el siglo XIII.

En los actos religiosos se incluyen, además de las misas, la exposición del Santísimo Sacramente en el centro del altar durante todo el día y la bendición. Se hace al jueves siguiente al octavo domingo después del Domingo de Pascua.

En los Estados Unidos y en otros países la solemnidad se celebra el domingo después del domingo de la Santísima Trinidad.

Su Browser no soporta la visualización de este objeto

¿Qué es la Eucaristía?

Los ochos sacramentos