Educando


"La educación es el vestido de gala para asistir a la fiesta de la vida"
Miguel Rojas Sánchez

Valores que definen a un buen directivo

Valores que definen a un buen director

Un buen directivo debe reunir una serie de características para poder realizar un trabajo adecuado y acorde con la proyección deseada en la institución o empresa que dirija. La lista de valores que deben adornar a un buen directivo puede ser muy larga, pero si partimos de la base que una institución o empresa es estrategia, maniobra y personas, las dos cualidades más importantes son:

Saber interpretar la realidad y traducirla a acciones concretas de la institución o la empresa. La realidad es compleja, desordenada y contradictoria. Toda esta información se debe saber recoger y ordenar.

Interpretar lo que nos está diciendo para poder aprovechar las oportunidades y evitar las amenazas.

Esto implica dedicar una buena parte del tiempo a pensar en el origen de los problemas, pero sobretodo en el futuro, mucho más que al presente.

El directivo que no dedica tiempo a pensar en el futuro, no es un buen directivo. El que solo soluciona problemas del día a día, no es un buen directivo.

Relacionarse positivamente con los empleados para sacar lo mejor de los que trabajan con nosotros es una buena estrategia, pero debemos tomar en cuenta que la orden gratuita y el miedo son la peor arma.

Entender a la gente, ponerse en su lugar, ayudarles a buscar soluciones y exigirles la puesta en marcha de soluciones, son la mejor manera de relacionarse con los trabajadores. Hay que ayudar y exigir, pero no exigir sin ayudar.

El directivo que piensa que la culpa de todo lo que pasa es sólo de los demás, y no tiene identificado los motivos por los que las cosas no pasan como él desearía, es que seguramente no está haciendo bien su trabajo.

Liderazgo. Capacidad de que la gente realice y mejore los trabajos asignados, en la dirección que deseas, con entusiasmo y alegría.

Metódico. Un directivo debe tener la capacidad de gestionar mucha información y tenerla completamente controlada. Para obtener la información vital para la institución o el negocio, se deben establecer sistemas y alimentarlos. Para poder convertir la información en gestión se debe ser metódico en el análisis de la misma.

Concreto. Debes saber dar órdenes, pero órdenes que se puedan cumplir. Es muy fácil confundir las órdenes con los deseos. Muchos directivos expresan deseos, pero detrás de un deseo debe haber un plan de acción y unos medios. Las personas tienen el derecho de estar bien mandados y la obligación de cumplir con lo que se les pide, siempre que sea una orden bien dada.

Evidentemente valores como la honradez, la franqueza, etc., son absolutamente necesarios para la relación humana, estos se dan por supuesto.

El directivo no debe olvidar propiciar un buen ambiente de trabajo, esta es una tarea importante. Tiene el deber de conocer todos los problemas que puedan afectar a sus empleados y ayudarles en TODO. Todos son importantes en el proceso.

El empleado está contento al ver que el directivo se interesa por sus problemas particulares, lo agradece y trabaja más a gusto.

Si no existe un buen trato, la retribución, por buena que sea, es una retribución coja.

El buen o mal hacer de un directivo, se refleja cuando el empleado habla de su institución o empresa.

 Hay 2 maneras de referirse a ella:
    1.- En la institución o la empresa hacemos....
    2.- En la institución o empresa hacen....

Cuando el empleado utiliza la primera, sin duda va en una buena dirección...

Tomado de:
www.noticias.com

Descripción imagen: