Educando


"No hay espectáculo más hermoso que la mirada de un niño que lee"
Günter Grass

¿Qué hacer para ayudar a mi hijo con sus tareas aunque llegue tarde?

Ayudar a mi hijo con sus tareas aunque llegue tarde

La clave para que los niños realicen sus tareas es enseñándoles hábitos de estudio desde pequeños para que pueda hacer sus trabajos lo más independientemente posible.

En la actualidad es común que ambos padres trabajen y lleguen tarde a la casa, por lo que no pueden estar con sus hijos cuando necesitan ayuda con sus tareas. Esta situación en muchas ocasiones  puede generar culpa en los progenitores.

Existen formas de apoyarlos desde la distancia. Sin embargo, la clave es enseñarles hábitos de estudio desde pequeños. "El hábito de sentarse a trabajar es lo más importante". Dicen los profesores que para lograrlo hay que inculcar en los/as niños/as una actitud positiva hacia el trabajo.

Se estima que la mayoría de los menores siente amor innato por aprender y aunque no sean estimulados en sus casas les va a gustar estudiar. Pero a la mayoría hay que enseñárselo. La edad preescolar es el mejor período para comenzar.

En esta etapa no se trata de tareas complejas sino de entusiasmar a los niños con actividades. Pueden dibujar, pintar, pegar. Hacer trabajos entretenidos de alrededor de 15 minutos. Los fines de semana cuando los padres están es bueno que los hagan juntos porque si el pequeño los realiza con las personas que más quiere en el mundo les van a gustar más.

Van haciendo autónomos a medida que crecen. Educar hábitos de estudio se hace como cualquier otro hábito, es decir, debe ser cotidiano, en una hora fija, en condiciones fijas y con los materiales apropiados", psicólogos plantean que "La meta es alcanzar el mismo automatismo con el que uno se lava los dientes, es decir hacerlo sin mayor cuestionamiento. Para lograrlo hay que motivar al niño, que el estudio tenga un sentido para él.

Cuando los menores pueden trabajar para aprender a leer como los adultos. Hay que hacerles ver que pueden usar sus propios intereses relacionándolos con las actividades escolares.

Lo ideal es que aprendan a estudiar en el colegio y que esto se refuerce en la casa. El colegio o los profesores del niño pueden cambiar, pero la familia se mantiene. Por ello aunque los padres no estén en la semana deben apoyar a sus hijos interesándose por lo que hacen y ojalá desarrollando actividades entretenidas los fines de semana, como leer juntos cuentos o libros.

De su lado el adulto debe estar convencido de que las tareas son importantes y no descalificarlas con frases como "no sé para qué los mando al colegio si el trabajo tengo que hacerlo en la casa" ya que esto puede generar ambigüedad en el menor y darle motivos para no esforzarse.

Otro elemento importante es ayudar a los hijos a organizar el estudio. Para ello es clave negociar un horario fijo para hacer las tareas. Otro punto es procurar las condiciones físicas y ambientales apropiadas.

Hay niños que pueden concentrarse en cualquier parte, pero la mayoría necesita un lugar tranquilo (ojala no en el comedor), libre de estímulos externos como la televisión. Lo ideal es que tenga su propia mesa de trabajo, con buena luz y con todos los materiales necesarios al alcance (lápices, borrador, libros, etc.).

Además es importante que los trabajos sean evaluados. Son un esfuerzo y resulta frustrante cuando las profesoras los dan y luego no los revisan. Los padres deben velar porque estén hechos pero no necesariamente correctos. "Si los papás llegan a las 9:00 de la noche nunca hay que obligar al hijo a rehacer una tarea entera si está mala, ya que éstas son para aprender y se esperan errores".

Artículos Relacionados

Importancia de asignar tareas a los estudiantes

Consejos para mejorar tus calificaciones

El lugar más apropiado para estudiar

Descripción imagen:

 

 


Clasificación Curricular:
Todos Básica