Actividades agrícolas

La actividad agrícola se encarga del tratamiento del suelo, el cultivo de los vegetales, cuidados, cosecha entre otros. Son muchos los beneficios de la agricultura para la sociedad actual, ya que esta actividad provee de alimentos, muebles, textiles, medicinas y muchos de los productos que nos rodea.

La agricultura es la actividad económica que comprende un conjunto de técnicas que van desde la preparación del suelo, la siembra, en ocasiones el riego, para la posterior cosecha del cultivo.

Haz clic para ampliar

La agricultura es la labranza o cultivo de la tierra e incluye todos los trabajos relacionados al tratamiento del suelo y a la siembra de vegetales. Las actividades agrícolas suelen estar destinadas a la producción de alimentos y a la obtención de verduras, frutas, hortalizas y cereales.

La agricultura implica la transformación del medio ambiente para satisfacer las necesidades del hombre. Esta capacidad es la que diferencia al ser humano del resto de los seres vivos.

Cultivo de la tierra

 La labranza

La labranza es la primera operación en cualquier proceso de acondicionamiento del suelo, sin ella la siembra y germinación de las semillas no son posibles.

La labranza es la operación agrícola consistente en trazar surcos más o menos profundos en la tierra con una herramienta de mano o con un arado. La acción de labrar la tierra mediante un arado es conocida como arar.

Su objetivo principal es reducir la pérdida del suelo y el uso de energía manteniendo simultáneamente la calidad y el rendimiento de los cultivos.

El abonado

Estiércol de animales utilizado como abono

Consiste en aplicar fertilizantes o sustancias nutritivas que necesita la tierra para su cultivo, incorporados de forma directa al suelo, o también diluido en el agua de riego

Mediante el abonado aumentamos la fertilidad de los suelos, restituyendo las sustancias perdidas durante el desarrollo de los cultivos.

La combinación de diferentes tipos de abonos aportarán los diferentes elementos esenciales y los nutrientes necesarios para lograr un buen cultivo.

La siembra

Siembra es una de las principales tareas agrícolas. Consiste en situar las semillas sobre el suelo o subsuelo para que, a partir de ellas, se desarrollen las nuevas plantas. Hay que saber sembrar bien, si queremos que nuestras plantas crezcan en el lugar adecuado y, con las condiciones adecuadas.

Es el proceso de colocar semillas, con el objetivo de que germinen y se desarrollen plantas. Para que la siembra sea efectivo es importante seleccionar semillas de buena calidad. Las semillas deben ser sanas y estar libres de elementos contaminantes.

Condiciones para poder sembrar
Para lograr un germinado adecuado, es necesario reunir una serie de condiciones tanto en lo que se refiere al estado de las semillas como a las condiciones del suelo y el clima. Las semillas deben ser frescas, ya que no deben superar el tiempo recomendable de germinación. Además de la calidad de la semillas, es necesario tener en cuenta: temperatura, humedad y oxigenación para que las semillas germinen adecuadamente.

El control del agua

El gran volumen de agua que las plantas necesitan para crecer es absorbida por los pelos de las raíces, y se satisface con el agua disponible en el suelo. Aunque algunas requieren incluso estar anegadas para desarrollarse, en realidad en la gran mayoría de las plantas es fundamental controlar el nivel de agua suministrado y el drenaje del terreno.

El mayor beneficio de la utilización del riego es incrementar la productividad de todos los factores de producción, en especial de la tierra y la mano de obra. La utilización del riego hace posible que en muchos casos se siembre y coseche todo el año.

Básicamente hay cinco métodos de riego:

  • Riego de superficie, que cubre toda la superficie cultivada o casi toda.
  • Riego por aspersión, que imita a la lluvia.
  • Riego por goteo, que aplica el agua gota a gota solamente sobre el suelo que afecta a la zona radicular.
  • Riego subterráneo de la zona radicular, mediante contenedores porosos o tubos instalados en el suelo.
  • Subirrigación, si el nivel fréatico se eleva suficientemente para humedecer la zona radicular.

Fumigación

Se trata de un tratamiento de control de plagas basado en el uso de insecticida. Los insecticidas son compuestos químicos utilizados para controlar o matar insectos portadores de enfermedades causantes de plagas que dañan los cultivos.

Características ideales de un insecticida tipo
Gran especificidad. El producto solo afecta al organismo, daña dejando indemnes al resto de seres vivos y al medio ambiente.

  • Baja toxicidad en humanos. El producto reviste un riesgo bajo tanto para sufrir intoxicaciones agudas como a exposiciones a bajas dosis.
  • Baja dosis letal. El insecticida es efectivo con poca cantidad.
  • Bajo coste. El producto tiene que ser barato de bajo costo.
  • De Característica latente El insecticida permanece en el lugar durante un período de tiempo matando a todo lo que se cruza.
    Estas características raramente están presentes en un mismo producto.

Cosecha / recolección

Es la separación de la planta madre de la porción vegetal de interés comercial, que pueden ser frutos como tomate, pimiento, guayaba, ; raíces como remolacha, zanahoria y otras; hojas, como el tabaco,espinaca, acelga; bulbos como cebolla y el ajo; tubérculos como papa; tallos como el espárrago; pecíolos como el apio; inflorescencias como el brócoli o coliflor, etc.

La cosecha puede ser manual, semimecanizada y mecanizada La elección de un sistema u otro depende fundamentalmente del cultivo. La cosecha manual es el sistema predominante para la recolección de frutas y hortalizas para el consumo en fresco.

La cosecha semimecaniza, se utiliza en algunos cultivos donde primero se remuve el suelo con medios mecánicos para facilitar la cosecha manual, como por ejemplo cebolla, papa, zanahoria y otras especies. La cosecha mecanizada es cuando todo el proceso se hace mecánico.

Tipos de agricultura

Los tipos de agricultura pueden dividirse según muchos criterios distintos de clasificación:

Según su dependencia del agua:

De secano: es la agricultura producida sin aporte de agua por parte del mismo agricultor. Nutriéndose el suelo de la lluvia o aguas subterráneas.
De regadío: se produce con el aporte de agua por parte del agricultor, mediante el suministro que se capta de cauces superficiales naturales o artificiales, o mediante la extracción de aguas subterráneas de los pozos.

Según la magnitud de la producción y su relación con el mercado:

Agricultura de subsistencia: Consiste en la producción de la cantidad mínima de comida necesaria para cubrir las necesidades del agricultor y su familia, sin apenas excedentes que comercializar. El nivel técnico es primitivo.
Agricultura industrial: Se producen grandes cantidades, utilizando costosos medios de producción, para obtener excedentes y comercializarlos. Típica de países industrializados, de los países en vías de desarrollo y del sector internacionalizado de los países más pobres. El nivel técnico es de orden tecnológico. También puede definirse como Agricultura de mercado.

Según se pretenda obtener el máximo rendimiento o la mínima utilización de otros medios de producción, lo que determinará una mayor o menor huella ecológica:

Agricultura intensiva: busca una producción grande en poco espacio. Conlleva un mayor desgaste del sitio. Propia de los países industrializados.
Agricultura extensiva: depende de una mayor superficie, es decir, provoca menor presión sobre el lugar y sus relaciones ecológicas, aunque sus beneficios comerciales suelen ser menores.

Según el método y objetivos:

Agricultura tradicional: utiliza los sistemas típicos de un lugar, que han configurado la cultura del mismo, en periodos más o menos prolongados.
Agricultura industrial: basada sobre todo en sistemas intensivos, está enfocada a producir grandes cantidades de alimentos en menos tiempo y espacio —pero con mayor desgaste ecológico—, dirigida a mover grandes beneficios comerciales.
Agricultura orgánica: biológica o ecológica (son sinónimos): crean diversos sistemas de producción que respeten las características ecológicas de los lugares y geobiológicas de los suelos, procurando respetar las estaciones y las distribuciones naturales de las especies vegetales, fomentando la fertilidad del suelo.
Agricultura natural: se recogen los productos producidos sin la intervención humana y se consumen.

Fuentes:

Recursos relacionados

Recursos