Día Internacional de la Educación No Sexista

La fecha fue instaurada en 1981 por la Red de Educación Popular Entre Mujeres (REPEM), reunida en Paraguay, la que decidió declarar el 21 de junio como Día Internacional de la Educación No Sexista.

La escuela, espacio socializador fundamental, no sólo no contribuye a la igualdad de oportunidades, sino que reproduce las desigualdades entre los grupos sociales. Esta afirmación, fruto de investigaciones sociológicas, constata prácticas, valores y discursos que discriminan por clase social, género, etnia, caracteres físicos y orientación sexual. (Proyecto “Hacia una escuela libre de discriminación”- UTE/CTERA).

Contribuir a la generación de espacios que promuevan una cultura democrática e inclusiva nos interpela como docentes para visibilizar las prácticas discriminatorias  clasistas, sexistas y racistas que aún perduran en nuestras instituciones, reflexionar sobre ellas y proponer alternativas a esas lógicas hegemónicas.

¿Qué es el sexismo?

El sexismo hace referencia a aquellas actitudes que favorecen y perpetúan la desigualdad y la jerarquización en el trato que reciben las personas y que se hace sobre la base de la diferenciación sexual.

Si bien el sexismo trae consecuencias negativas tanto para los hombres como para las mujeres,  es el colectivo de las mujeres el que es desvalorizado socialmente. Analizar el sistema sexo-género permite poner de manifiesto las relaciones asimétricas y jerárquicas que existen entre lo masculino y lo femenino. Son asimétricas porque las capacidades asignadas a uno y otro género son opuestas y son jerárquicas porque no se valoran de la misma manera, considerándose superiores las atribuidas a “lo masculino”  frente a las atribuidas a “lo  femenino”. Reflexionar sobre un modelo de persona diferente supone un gran logro y avance para las mujeres, para quienes no son heterosexuales,  y para toda sociedad que pretenda ser democrática e igualitaria. La Perspectiva de Género nos permite  desvelar los mecanismos de poder que mantienen las desigualdades entre los géneros.

Educación sexual integral

Asumir una “educación no sexista” implica comprometernos con la implementación de la “Educación Sexual Integral”. Nos obliga a garantizar el derecho de niñas, niños, adolescentes y jóvenes a recibir ESI desde la primera infancia, a lo largo de todos los niveles y modalidades del sistema educativo, en todos los establecimientos educativos del país, públicos, de gestión estatal y privada y/o confesionales, abarcando “aspectos biológicos, psicológicos, sociales, afectivos y éticos”, lo que  implica considerar a la sexualidad  como una las dimensiones constitutivas de la persona presente de diferentes maneras, y relevante para su despliegue y bienestar durante toda la vida.

La ESI fortalece las capacidades de niños, niñas y adolescentes para asumir una vida responsable, contando con información pertinente, objetiva y científicamente validada y contribuye a la prevención de infecciones de transmisión sexual y VIH-SIDA. En el mismo sentido, el acceso a ESI constituye la puerta de entrada para la articulación de la escuela en situaciones de vulneración de derechos, como la violencia, abuso, maltrato contra niños/as, que orientan hacia la búsqueda de medidas de protección y reparación necesarias. Por su parte, se entiende que la ESI también contribuye a la tarea de eliminar todo concepto, prejuicio, estereotipo o práctica basada en la idea de superioridad o inferioridad de cualquiera de los sexos.  (MORGADE, Graciela, compiladora, en “Toda educación es sexual” Editorial La crujía, Bs As, 2011).

Esta fecha es muy significativa para el Departamento de Educación en Género y Desarrollo del Ministerio de Educación, ya que esta dependencia realiza su trabajo de promoción de la igualdad y equidad en las escuelas.

El Ministerio de Educación en República Dominicana, a través del Departamento de Educación en Género y Desarrollo, viene conmemorando esta fecha desde la creación del mismo  en 1991.

Apostamos a la construcción  colectiva de estrategias de intervención, promoviendo la construcción de un objeto de enseñanza integrado y multifacético, sin miradas ingenuas, apuntando a generar compromisos políticos, gremiales y pedagógicos que iluminen sobre los derechos de niñas, niños, adolescentes y jóvenes, en el marco de una justa escuela distribuidora de conocimientos y libre de discriminaciones.

 

Fuente:

www.unter.org.ar

Recursos