Gaspar Polanco

Militar y político, nació en 1816. Hijo de dos campesinos, Valentín Polanco y Martina de Borbón. No asistió a la escuela en su niñez. Jamás aprendió a leer y escribir.

En la guerra de la independencia, comandó, con el rango de coronel, tropas de zonas rurales. Se destacó en las campañas militares de la Línea Noroeste.

Con los primeros levantamientos revolucionarios en pro de la Restauración, en febrero de 1863, estuvo entre los jefes que se apersonaron al lugar de los acontecimientos a sofocar los desórdenes.

En agosto de 1863, al comenzar la revolución, fue el primer y más importante jefe militar que pasó a las filas patriotas.

El 31 de agosto de 1863, levantó el Cantón General de Quinigua y se dirigió a La Toma de Santiago. En Guarubito venció a Hungría, Alfau y Buceta. Libró otras batallas importantes para la gesta restauradora.

Derrocó a José Antonio Salcedo de la Presidencia, tomando posesión del cargo. Salcedo fue fusilado. Luego Polanco tuvo que renunciar, y fue procesado por el fusilamiento de Salcedo.

Logró salvar su vida escapando de la cárcel. Un consejo de guerra tomó en consideración su condición de analfabeto y lo descargó de esa acusación.

Pero Pimentel insistió en perseguirlo durante su gobierno, por lo que se alzó en las lomas. Se ocultó esperando la caída del régimen de Pimentel.

Luego de restaurada la República, participó en varios movimientos revolucionarios, como todos los de su época. En una acción armada fue herido en un pie y trasladado a la ciudad de la Vega, donde murió aquejado de tétanos, producto de la herida recibida.

Recursos