Natalicio Pedro Santana Familias, de héroe a villano

Nació el 29 de junio de 1801, en la desaparecida comunidad fronteriza llamada Hincha (en esos años pertenecía a la Colonia de Santo Domingo, en la actualidad Haití).

Pedro Santana padre salió de la Región este y llegó a Azua. La primera visita que realizó fue al cónsul francés, Eustache Juchereau de Saint-Dennys. Este confesó en una ocasión, que Pedro Santana le habló con el más vivo entusiasmo de su devoción y admiración por los franceses.

Santana, militar y político dominicano. Hijo de Pedro Santana y Petronila Familias, hacendados de la línea fronteriza. Alrededor de 1805, su familia se trasladó al Cibao y luego a El Seibo, al este del país; en donde al pasar el tiempo Santana se convirtió en hatero.  Contrajo matrimonio en dos oportunidades: El primero con Micaela Antonia Rivera, una viuda rica de El Seibo y luego con Ana Zorrilla. Su primer matrimonio lo convirtió en un hombre de influencia en el Este.

Participó en la firma del manifiesto del 16 de enero de 1844.

Proclamada la independencia Nacional en 1844, fue nombrado general en jefe del ejército libertador. Al imponerse los liberales a los conservadores en la Junta Central, tomó la capital, disolvió la Junta y arrestó a los “Padres de la Patria” (Duarte, Sánchez y Mella).

El 7 de marzo de 1844, la Junta Central Gubernativa, presidida por Tomás Bobadilla y Briones, lo nombró Jefe de la Armada Expedicionaria de la Frontera Sur, dándole el derecho de reclutar hombres en edad de integrarse a la milicia.

Duarte fue desterrado del país, el 10 de septiembre. Ya libre de los trinitarios, Santana supervisó la redacción de la primera Constitución dominicana, preparada en San Cristóbal, y finalmente se hizo elegir Presidente de la República, siendo juramentado como el primer Presidente Constitucional Dominicano, el 13 de noviembre de 1844, posición que ocupó hasta el 4 de agosto de 1848.

El artículo 210 de la promulgada Carta Magna sirvió para que Santana cometiera en el futuro toda clase de crímenes, excesos y tropelías, puesto que daba al Presidente de la República facultades para tomar cuantas medidas creyera oportunas, sin quedar sujeto por ello a responsabilidad alguna, con lo cual se anularon los principios proclamados se creó, por ende, una grosera dictadura.

La presencia militar del General Santana vuelve a sentirse en la Batalla de “Las Carreras”, escenifica el 21 de abril de 1849.

En ese mismo año, tras las presiones que ejerció al Gobierno de Jiménez y que le hicieron capitular a su cargo, Santana ocupa la Presidencia de la República una vez más. Este período estuvo comprendido entre el día 30 de mayo hasta el 23 de septiembre del 1849.

El 18 de julio de 1849 el Congreso Nacional otorgó el título de “Libertador De La Patria” al Presidente Santana, por su victoria obtenida en la Batalla de Las Carreras.

El 15 de febrero de 1853 Santana vuelve a ocupar la Presidencia de la República, período que duró hasta que, por supuestos quebrantos de salud, renunció al solio presidencial el 26 de mayo de 1856. Volviendo a ocupar tan importante posición el 13 de junio de 1858.

Presidente de la República (1844-1861), llevó a cabo una política dictatorial y tuvo que hacer frente a una nueva invasión haitiana (1855-1856). Con el fin de preservar el país de otros ataques haitianos y como forma de perpetuarse en el poder, proclamó la reincorporación de la República a la corona española (1861).

Nombrado capitán general del territorio, su poder quedó muy limitado, por lo que renunció a sus cargos y se incorporó a la lucha restauradora (1863).

El General Pedro Santana se caracterizó por sus grandes dotes militares; por su tendencia dictatorial; su afán anexionista y su pulcritud en el manejo de las cosas públicas.

En cuanto a lo político se refiere, sus condiciones son actualmente muy criticadas por muchos historiadores y, sin duda alguna, todos están de acuerdo en que fue un gran militar, demostrándolo en la Batalla del 19 de Marzo, celebrada en Azua en 1844 y en la Batalla de Las Carreras celebrada, también en el sur del país, en el año de 1849; así como también durante la revolución del 7 de julio de 1857, cuando los cibaeños pusieron el ejército revolucionario bajo su mando

A pesar de su ayuda militar a la República Dominicana en aquellos días, se convirtió en un caudillo militar y luego en un dictador.

Pedro y su hermano gemelo Ramón Santana tomaron la comandancia de Armas de El Seibo, que se encontraba en manos de los haitianos, y se proclamaron ante la República, frente a la vieja Iglesia del pueblo.

El 9 de junio, cuando los trinitarios pasaron a presidir la Junta de Gobierno, Pedro Santana fue destituido del mando del ejército del Sur.

Después de este acontecimiento se presentó con su ejército en Santo Domingo y se hizo proclamar Presidente de la Junta Central Gubernativa en julio de 1844.

En agosto de 1844 deportó a los Padres de la Patria. El 14 de noviembre de 1844 tomó el cargo de primer Presidente Constitucional de la República Dominicana.

Mantuvo la presidencia durante tres periodos. Su primer gobierno tuvo carácter dictatorial.

Agregó a la Constitución de la República Dominicana el famoso artículo 210 que le dio poderes para realizar acciones dictatoriales en contra de los ciudadanos.

El 27 de febrero de 1845, al conmemorarse el primer aniversario de la Independencia Nacional Dominicana, Pedro Santana ordenó el fusilamiento de María Trinidad Sánchez, Andrés Sánchez, tía y hermano del patricio Francisco del Rosario Sánchez y de José del Carmen Figueroa, acusados de conspirar contra el gobierno. En 1847, acusándolos de conspiradores para derrocar el gobierno, fusiló a los hermanos José Joaquín y Gabino Puello.

Las ideas anexionistas de Pedro Santana le consiguieron muchos enemigos políticos, ya que llegó a anexar su patria a España el 18 de marzo de 1861, lo cual fue considerado como la muerte de la nacionalidad.

Ocupó el cargo de Gobernador con el rango de Capitán General del territorio. Como premio a su lealtad a España, la reina Isabel II de España le concedió el título de Marqués de Las Carreras.

Uno de los actos que más desacreditó a su gobierno fue el fusilamiento de Francisco del Rosario Sánchez, en 1861, al iniciarse las luchas por la Guerra de la Restauración (República Dominicana).

Se retiró de la vida militar y política en el año 1864. Murió en la ciudad de Santo Domingo, el 14 de junio de 1864, y fue sepultado en la Fortaleza junto a la Torre del Homenaje. Sus restos descansan en el Panteón De la Patria.

El entonces Presidente de la República Dr. Joaquín Balaguer, mediante el decreto 1383 de 1975, dispone el traslado al Panteón Nacional de los restos de Pedro Santana. En el siguiente video explica desde su punto de vista las razones por la cual tomó dicha decisión.

Recursos Relacionado:

Recursos