Juan Pablo Duarte, procer educador

Duarte se convirtió en un excelente educador. Este ilustre hombre dominicano hijo de Juan José Duarte y Manuela Diez Jiménez, tuvo en su época una gran incidencia en la educación y la forma de pensar de los criollos.

Orígenes

Casa donde nació y vivió el patricio, está ubicada en la calle Isabel La Católica, No. 308 Zona Colonial, Santo Domingo

Juan Pablo Duarte y Diez nació el 26 de enero del 1813, sus padres  fueron, Juan José Duarte un negociante oriundo de Vejer de la Frontera en la provincia española de Cádiz, quien casó en Santo Domingo con Manuela Diez Jiménez, oriunda de El Seibo, hija a su vez de padre español y madre dominicana.

Luego de la invasión de Toussaint en 1801, los Duarte emigraron hacia Puerto Rico, residiendo en Mayagüez. La familia regresó al país luego de terminada la guerra de la Reconquista en 1809, cuando el país volvió a ser colonia española.

Juan José Duarte instaló un negocio de efectos de marina y ferretería, único en su género en la ciudad de entonces, situado en la margen occidental del río Ozama, en la zona conocida con el nombre de La Atarazana.

Su niñez

Fue bautizado en la Iglesia de Santa Bárbara el 4 de febrero de 1813. Sus primeras enseñanzas las recibió de su madre.

Fue alumno del doctor Juan Vicente Troncoso, uno de los más ilustre profesores de la época. Con él estudió Filosofía y Derecho Romano, evidenciando su gran deseo de superación y de amor por los estudios.

Entre los años 1828 al 1829, con apenas quince años de edad acompañó al señor Pablo Pujols, comerciante ligado a su familia, salieron hacia Estados Unidos, Inglaterra, y Francia rumbo a España, radicándose en Barcelona (España), donde tenía parientes.

Aparece de nuevo en Santo Domingo entre los años 1831 y 1832, se integra al trabajar en el negocio de su padre. Hace vida social ligándose a importantes sectores de la burguesía de la ciudad. Éste intercambio social le permite percibir el sentir patriótico y de rechazo del dominio haitiano en esta parte de la isla.

Inicio en la política

En el 1832,  el gobierno de Boyer había envejecido y de un gobierno liberal y progresista, pasó a ser una dictadura con graves problemas económicos y resistencia interna en su territorio original.

Juan Pablo era un joven apegado a la lectura y ávido de conocimientos, traducía del francés al español, así como del latín. Debió haberse entusiasmado con la cadena de independencias que se sucedían en el continente americano y en las cual el país no participaba.

Su faceta como educador

Son innumerables los atributos de Juan Pablo Duarte, el ideólogo y forjador de la independencia de la República Dominicana, liberada del yugo haitiano el 27 de febrero de 1844.

No cabe duda que este inmortal patriota aún en nuestro tiempo, es un valuarte que se mantiene en la mente de todos los dominicanos porque sus ideas pernearon todos los sectores de la vida nacional.

Este ilustre hombre dominicano nacido de padre español, Juan José Duarte, y de madre dominicana, Manuela Diez Jiménez, oriunda de El Seibo, tuvo en su época una gran incidencia en la educación y la forma de pensar de los criollos.

Desde temprana edad Juan Pablo Duarte pidió a su padre una habitación de la casa para dedicarse a enseñar a sus amigos historia, geografía e idiomas pero sin dejar de lado sus ideas de liberar a su nación de cualquier otro país opresor,  la mayor obra educativa de nuestro patriota fue desarrollada a través La Trinitaria y La Filantrópica.

La obra educativa de Duarte enfocada hacia la sociedad puede ser presentada en la fundación de la sociedad secreta La Trinitaria y la creación del grupo teatral La Filatrópica, aunque estas organizaciones tenían un fin eminentemente político no se puede negar que a través de estas se transmitió una forma de pensar donde se exponían ideas de libertad que creaban conciencia en la población, por lo que puede entender que esta era una forma de educar y concienciar a los dominicanos.

Estas dos organizaciones fueron recursos empleados por nuestros patriotas y especialmente por Juan Pablo Duarte para educar e instruir a los dominicanos bajo la represión haitiana, sus alcances y la forma de que los criollos pudiéramos salir de ese régimen.
La Trinitaria fue fundada por este ilustre dominicano el 16 de julio de 1838, después de haber realizado una discreta labor de proselitismo.

Esta organización fue el instrumento político utilizado por la clase media urbana para concretizar sus ideales de independencia que comenzó a desarrollarse a partir de 1830 en momentos en que el régimen del presidente haitiano Jean Pierre Boyer confrontaba problemas económicos, así como conspiraciones tendentes a lograr su derrocamiento.

Esta agrupación respondía a una estructura celular, tenía por lema “Dios, Patria y Libertad” y sus primeros miembros fueron Juan Pablo Duarte, Juan Isidro Pérez, Pedro Alejandro Pina, Jacinto de la Concha, Félix María Ruiz, José María Serra, Benito González, Felipe Alfau y Juan Nepomuceno Ravelo.

Más adelante, mediante la idea de Duarte, surgió otra sociedad “La Filantrópica” destinada a realizar una importante labor de propaganda mediante la representación de piezas teatrales.

La Filantrópica surgió luego de disuelta la sociedad secreta “La Trinitaria” desintegración atribuida a la actitud de Felipe Alfau, uno de los primeros integrantes de esta, con lo que se buscaba salvar sus vidas.

A pesar de disuelta La Trinitaria muchos jóvenes dominicanos permanecieron con sus afanes para lograr la independencia nacional por lo que optaron por construir esta nueva junta patriótica en la que simularían una sociedad de tendencias creativas llamada “La Filantropica”.

En lo adelante el teatro fue el medio para mantener viva en el espíritu público la idea separatista.

Duarte conocía la eficacia de las representaciones dramáticas para difundir los ideales revolucionarios porque oyó hablar, durante su estancia en Cataluña, del uso que se hizo en España del teatro para levantar el sentimiento nacionalista del pueblo contra la dominación francesa.

Juramento de los Trinitarios

En el nombre de la santísima, augustísima e indivisible Trinidad de Dios Omnipotente, en manos de nuestro presidente Juan Pablo Duarte, cooperar con mi persona, vida y bienes a la Separación definitiva del gobierno haitiano, y a implantar una República libre, soberana e independiente de toda dominación extranjera, que se denominará República Dominicana, la cual tendrá su pabellón tricolor, en cuartos encarnados y azules, atravesados con una cruz blanca. Mientras tanto, seremos reconocidos los Trinitarios con las palabras sacramentales: “Dios”, “Patria” y “Libertad”. Así lo prometo ante Dios y el mundo: si lo hago, Dios me proteja, y de no, me lo tome en cuenta, y mis consocios me castiguen el perjurio y la traición, si los vendo.

 

Falleció el 15 de julio de 1876, a los 63 años de edad, en Caracas, Venezuela.

Recurso Relacionado:

 

Recursos