La circulación en el cuerpo humano

El aparato circulatorio está constituido por un líquido (la sangre), que circula por un sistema de tuberías (los vasos sanguíneos), impulsado por una bomba (el corazón). Es necesario este sistema de transporte para llevar hasta las células lo que estas necesitan, los productos de la digestión y oxígeno.

Te invitamos a hacer un recorrido por uno de los aparatos más importantes de nuestro cuerpo y que interviene en la nutrición.

La vida supone actividad y, por lo tanto, un consumo constante de energía. Como todas las funciones, un ser vivo las realiza por medio de sus células. Es necesario que estas puedan disponer de la energía que necesitan. Lo consiguen mediante el metabolismo que oxida la materia orgánica que constituye el alimento. Ello exige dos cosas y tiene una consecuencia.

De las dos cosas que exige, una es que el alimento llegue a todas las células y la otra es que también llegue el oxígeno necesario para realizar esa oxidación que va a producir energía. En estas dos actividades interviene el aparato circulatorio.

Organización del aparato circulatorio

Está formado por el sistema circulatorio sanguíneo y el sistema linfático.

El sistema circulatorio sanguíneo consta de un órgano propulsor de la sangre, el corazón y de un conjunto de vasos sanguíneos encargados de transportar la sangre por todo el cuerpo, a través de las arterias, venas y  vasos capilares.

El sistema linfático es complementario del anterior. Formado por capilares linfáticos, venas linfáticas y ganglios linfáticos por los que circula la linfa.

El aparato circulatorio se encarga del transporte de nutrientes y gases hasta cada una de nuestras células. El medio de transporte más significativo es la sangre.

El siguiente recurso animado te muestra la función del sistema circulatorio en el cuerpo humano, cuáles son las estructuras más importantes de que está compuesto el mismo: el corazón, el sistema venoso y sistema arterial y la función de cada una de estas estructuras en el sistema circulatorio.


Esta animación pretende que comprendas cómo se produce el intercambio de sustancias a nivel de los capilares, tanto del sistema circulatorio cómo del sistema linfático.

El corazón

El corazón es un órgano musculoso del tamaño de un puño. Está dividido en cuatro cavidades: dos aurículas, de paredes finas que reciben sangre de las venas y dos ventrículos de paredes gruesas que expulsan la sangre por las arterias.

La aurícula y el ventrículo derecho se comunican entre sí al igual que aurícula y ventrículo de la parte izquierda. Un tabique separa por completo las cavidades de la parte derecha de las de la izquierda.

El corazón impulsa la sangre mediante movimientos de contracción (sístole) y dilatación (diástole).

Sístole auricular: La aurículas se contraen impulsando la sangre hacia los ventrículos. a través de las válvulas.

Sístole ventricular: Los ventrículos se contraen y la sangre sale por las arterias. El empuje de la sangre provoca el cierre de las válvulas aurículoventriculares.

Díástole: La musculatura del corazón se relaja y sus cavidades se llenan de sangre.

Durante el latido la parte derecha y la izquierda del corazón funcionan  como dos bombas independientes, aunque laten al mismo tiempo.

En esta imagen te presentamos la estructura del corazón.

 

diagrama_corazon

Aquí te mostramos un ejercicio interactivo sobre la estructura del corazón, para que practiques lo aprendido


El siguiente recurso muestra cómo el sistema circulatorio transporta sangre a través del cuerpo mediante las venas, arterias y capilares. Además, se muestra al corazón bombea la sangre a través del sistema circulatorio.

Composición de la sangre

Se considera que la sangre es un tejido constituido, como todos ellos, por células y por una sustancia intercelular que en este caso es de naturaleza líquida y que se llama plasma sanguíneo.

El plasma sanguíneo, es un líquido de color amarillento formado por agua en la que se encuentran disueltas gran cantidad de sustancias.

Las células sanguíneas son de tres tipos:

Glóbulos rojos o hematíes: No tienen núcleo y están cargados de hemoglobina, responsable del color de la sangre.

Glóbulos blancos o leucocitos: Hay varios tipos y básicamente intervienen en la defensa.

Plaquetas o trombocitos: Son fragmentos de células. Se suelen encontrar en grupos.

Funciones de la sangre

  • Función de transporte. La sangre con su gran contenido de agua, funciona como un buen sistema de transporte para las sustancias sólidas que se disuelven en ella como nutrientes o la urea. También los gases son transportados por la sangre.
  • Función de defensa: Los glóbulos blancos nos defienden frente a las infecciones gracias a que fagocitan microorganismos o sustancias extrañas o fabricando sustancias que ayudan a la destrucción de estos microorganismos.
  • Control de hemorragias: Las plaquetas intervienen la coagulación de la sangre, ayudando a detener las hemorragias que se producen cuando se rompe algún vaso sanguíneo.

Esta animación tiene como propósito que entiendas, como la sangre funciona como un buen sistema de transporte para los gases respiratorios.


Observa el siguiente mapa conceptual el mismo te muestra un resumen sobre todo lo visto anteriormente sobre el sistema circulatorio.

Enlaces relacionados

Fuentes

Recursos