La Obediencia

La obediencia es una actitud responsable de colaboración y participación, importante para las buenas relaciones, la convivencia y las tareas productivas.

Al igual que la Comprensión , la obediencia es un valor contemplado en el Calendario Escolar para este mes de noviembre, es por esto que hemos traído este contenido para conocer este valor con la finalidad de ser trabajado dentro de las aulas.

La acción de obedecer es aquella en la que se acatan normas, órdenes, reglas y comportamientos. No todos los niños aprenden a ser obedientes de la misma manera y en el mismo tiempo. Todo dependerá de cómo se inculca ese valor y del carácter que tenga cada uno.

La obediencia, parte del aprendizaje infantil

Para algunos niños es más o menos complicado ser obedientes, y para muchos padres es difícil enseñar a obedecer. Todos los padres se preocupan por la desobediencia de sus hijos, es uno de los temas que causa mayor malestar en el entorno familiar, pero enseñar a ser obediente requiere su tiempo.

La obediencia no se determina por el afecto que puedas tener hacia la persona que autoriza, manda o pide, se concentra en realizar la tarea o cumplir el encargo que se te encomienda, sin pedir nada a cambio. La obediencia no tiene nada que ver con la sumisión y eso lo sabe bien quien está acostumbrado a decidir y actuar desde la libertad. La obediencia es comportarse con responsabilidad y consecuencia.

La obediencia forma parte del aprendizaje del control y regulación de la conducta, de la asimilación de las reglas, primero en el plano externo, haciendo las cosas como el adulto le dice para agradarlo, y ganarse su aprobación y elogio; y, posteriormente, si el niño es debidamente estimulado por el adulto, por propio deseo, aprendiendo a controlar su conducta y cumplir las reglas de manera consciente, ya no para agradar a nadie sino por la satisfacción que esto le produzca.

El niño puede aprender a ser obediente

El aprender a ser obediente consiste también en que se explique el por qué es necesario que se haga las cosas que se le pidan:

– Conociendo la satisfacción que su obediencia producirá

– Sabiendo el por qué y el valor de cada orden

– Teniendo claras sus obligaciones y deberes

– Con una enseñanza sistemática de todas sus actividades

– Teniendo reglas en casa y en la escuela

– Cuando siente la aprobación de sus padres cuando es obediente

– Con las experiencias de sus padres

– Cuando siente que con la desobediencia no consigue lo que quiere

 

Fuente consultada:
– Cuentos y canciones para compartir valores. Ed.de la Infancia

www.guiainfantil.com

Recursos