Lesiones deportivas, causas, efectos y prevención

Se puede llamar lesiones deportivas a aquellas que se producen durante la práctica de un deporte o actividad física. Algunas ocurren accidentalmente. Otras pueden ser el resultado de malas prácticas de entrenamiento o del uso inadecuado del equipo de entrenamiento.

Las lesiones deportivas son alteraciones de los huesos, articulaciones, músculos y tendones, producidas  durante la práctica de alguna actividad deportiva o en el quehacer de la vida diaria y pueden afectar diferentes partes de nuestro cuerpo; rodilla, hombro, cadera, mano, etc.

También en las practicas de actividades relacionadas con la educación física y el deporte pueden ocurrir diversos tipos de lesiones que varían de acuerdo al tipo e intensidad del entrenamiento, malas practicas, condiciones en las cuales se practique y además al tipo de deporte escogido.

Las actividades deportivas conllevan el riesgo de sufrir lesiones. Al practicar algún deporte las lesiones suelen aparecer si no se ha hecho un calentamiento adecuado (ejercitar y estirar los músculos a un ritmo relajado antes de realizar una actividad intensa).

Regularmente los músculos y los ligamentos sufren lesiones al ser sometidos a esfuerzos superiores a su capacidad. Las articulaciones son más propensas a sufrir lesiones cuando los músculos y los ligamentos que las soportan son débiles, así como cuando han sufrido un esguince.

Se pueden producir lesiones: en los músculos, en los tendones, en los huesos y en los ligamentos.

Tipos de lesiones

Lesiones agudas o accidentales
Estas ocurren repentinamente, durante la práctica del deporte o actividad física. Pueden ser por contacto con otro deportista o instrumento de entrenamiento, por ejemplo cuando un jugador choca contra otro o contra el suelo;  dentro de sus síntomas puede haber un dolor repentino, dificultades para mover una articulación ya sea superior o inferior (pierna, rodilla, codo, etc.), hinchazón en la misma, debilidad extrema en brazos o piernas. dislocación de un hueso o articulación.

Lesiones crónicas o típicas
Ocurren después de practicar un deporte o hacer ejercicio por un largo tiempo. Son recurrentes y molestas para la persona. Entre las lesiones crónicas o típicas están:

Lesiones por sobrecarga: estas lesiones aquellas que afectan el aparato locomotor con una intensidad de leve a moderada, actuando de forma repetitiva y acumulativa.

Lesiones musculares: dentro de ellas están las provocadas por factores externos (contusiones y heridas) y las producidas por factores internos (distensiones, desgarros, tirones o roturas musculares).

Lesiones en los tendones: suelen producirse bien por el uso de material o calzado inadecuado o por culpa de un terreno irregular o demasiado duro para practicar ejercicio (tendinitis) o bien como consecuencia de una contusión (tendosinovitis).

Lesiones de ligamentos: un mal movimiento o incluso un golpe pueden provocar un esguince, una distensión o una rotura de los ligamentos del tobillo, de la rodilla, etcétera. Hay distintos grados que marcan la gravedad de la lesión y el periodo de recuperación.

Lesiones de huesos: un fuerte traumatismo puede causar una fractura del hueso de mayor o menor grado (fisuras) cuyo periodo de curación suele ser más extenso que el resto de lesiones. Además de las fracturas pueden darse otros problemas en los huesos, como un crecimiento desigual, un desgaste del hueso o una periostitis o inflamación del periostio (membrana que recubre al hueso).

Lesiones en las articulaciones: suceden con frecuencia en los deportes de pelota (baloncesto, fútbol…), podemos hablar de traumatismos articulares, luxaciones… regularmente son muy dolorosas y suelen acompañarse de otros problemas, fundamentalmente derrames.

Lesiones más comunes 

Cada deporte tiene lesiones que son típicas del mismo, por ejemplo en el ciclismo son comunes las lesiones de los pies, rodillas, caderas, columna. En la natación las lesiones de los hombros, sin embargo las siguientes son comunes a la mayoría de los deportes.

Esguinces: es una lesión que afecta directamente los ligamentos o tendones el cual es un tipo de tejido que mantiene los huesos unidos a una articulación. Es un problema frecuente y que también se trata incorrectamente por la medicina convencional, ya que se inmoviliza con escayola (yeso) en frecuentes ocasiones. En el siguiente video se explica los grados de esquinces existentes.

Tendinitis de Aquiles
El tendón de Aquiles es el tendón que se encuentra en la parte de atrás del tobillo. La tendinitis de Aquiles se produce cuando este tendón se fuerza en exceso, inflamándose y provocando dolor. Es habitual en corredores y saltadores, y de no tratarse puede volverse crónico.

 

Conmoción cerebral
Las conmociones cerebrales son resultado de un golpe en la cabeza. La persona conmocionada se encuentra desorientada y puede sufrir síntomas como trastornos de visión, mareos, dolor de cabeza o pérdida de equilibrio. Las conmociones son frecuentes en deportes de contacto.

Distensión inguinal
La lesión en la ingle afecta a los músculos que ayudan a juntar las piernas. Se producen al hacer cambios de dirección repentinos, por lo que son más habituales en deportes como el baloncesto o el futbol. El dolor que se produce es agudo y no se calma aunque se cambie de posición.

Shin férulas
Puede que no hayas oído hablar de las shin férulas, pero sí de los calambres en las piernas, que es como se llaman de forma común. Se refieren al dolor en el lado interno de la tibia causada por la inflamación de los músculos que lo rodean. A menudo afectan a la gente que no está acostumbrada a hacer deporte.

Dolor lumbar
Es el dolor en la parte baja de la espalda, las lumbares. Hay muchos tipos de dolor lumbar y la mayoría son consecuencia de un mal estiramiento.

Tirones musculares
La falta de calentamiento o la poca flexibilidad predisponen a sufrir cualquier tipo de tirón. Aunque los más habituales son los tirones en los músculos isquiotibiales, que están detrás de los muslos.

Codo de tenista
El nombre es bastante explícito. Esta lesión consiste en una degeneración del tendón de codo por hacer demasiados golpes de revés.

Lesión de hombro
Incluye luxaciones, torceduras y esguinces. Los hombros son las articulaciones con más movilidad en el cuerpo, por lo que están expuestos a todo tipo de lesiones. Las lesiones de hombro son habituales en deportes como la natación, el tenis o el voleibol.

Rodilla del Corredor
Esto afecta una variedad de molestias relacionadas con la rótula. La rodilla de corredor se produce cuando la rodilla se sobrecarga y se produce la irritación del tendón debajo de la rótula o cuando la región por debajo de la rótula está desgastado o con artritis. Estas lesiones se deben a un inadecuado calentamiento, poco entrenamiento o demasiada intensidad en el ejercicio. Así que la mejor forma de prevención es estirar antes y después del ejercicio y conocer bien tus propios límites, manteniendo un ritmo adecuado.

Prevensión

  • Tenga en cuenta el espacio físico y el tipo de superficie en donde realiza sus actividades físicas.
  • Procure no estar en una temperatura muy elevada o muy fría.
  • Utilice elementos de protección como zapatos y ropa adecuada.
  • Hágase una revisión médica previo a comenzar a realizar ejercicios.
  • Realice su calentamiento adecuado previamente.
  • Recupere con ejercicios de baja intensidad y estiramientos.

Recomendaciones

Si la lesión es leve siga los siguientes pasos

  • Hielo
  • Compresión
  • Elevación
  • Reposo

Si son severas, acudir de inmediato al centro de salud más cercano.

Fuentes:

Recursos