Mantengamos motivados a nuestros estudiantes

Recién se inicia el segundo cuatrimestre de este año escolar 2017-2018, es por ello que como docentes debemos buscar estrategias y herramientas que nos permitan lograr en los estudiantes hacerse participe de su propio aprendizaje.

La motivación humana es la base del crecimiento de una comunidad educativa; directivos y docentes motivados, padres de familia motivados, pondrán lo mejor de sí mismos por construir una mejor institución educativa. El compromiso y sentido de pertenencia son actitudes que se deben fomentar desde la práctica del trabajo en equipo y el ejercicio de la participación democrática (Manes, 2008).

¿Cómo logramos la motivación en nuestros estudiantes?

Para ello es necesario lograr ambientes de enseñanza-aprendizajes amenos, donde tenga la oportunidad de aprender de manera colaborativa, de investigar sobre el mundo real y desarrollar las habilidades del siglo XXI que les permitan insertarse en el mundo laborar de manera exitosa.

Al lograr la motivación en el aula, el aprendizaje se hace más fácil, para ello es necesario involucrar más a los estudiantes en las actividades de aprendizaje, generando más debate, convertirlos en investigadores y no en entes pasivos, más bien debemos inducirlos al esfuerzo, ir más allá. La motivación es el motor que despierta en cada estudiante el interés en superar dificultades, en hacer lo complejo fácil.

Estrategia para el aprendizaje

Imagen de: Pixabay

“El aprendizaje real en la clase depende de la habilidad del docente para mantener y mejorar la motivación que traían los estudiantes al comienzo del curso (Ericksen, 1978). El grado de motivación de los estudiantes, dependerá en gran medida de lo que pase en el aula. Lo que sí está claro es que cuando los estudiantes están motivados son más receptivos y aprenden más. Es por ello que la motivación debe ir bien acompañada de buenas y efectivas estrategias para lograr en los estudiantes el aprendizaje esperado.

El alumno protagonista de su aprendizaje

La respuesta es simple, así como lo señala Tracey Tokuhama Espinosa: “El alumno debe ser el protagonista de las clases, no el maestro”. (2012). Actualmente captar la atención del alumno se ha convertido en una tarea desafiante para todos los docentes, sin embargo esto tiene una solución funcional y práctica, que consiste en dar el protagonismo al estudiante dentro de la conocida tríada didáctica, compuesta por el alumno, el docente y el contenido. (Menoscal, Onofre, & Salazar, 2014)

Despertar el interés en sí mismo

El principal objetivo del docente para lograr el interés en sus estudiantes es motivarlos de manera intrínseca, o sea, logrando el interés que sale del interior del propio estudiante. Para ello es importante ayudarlos a encontrar el valor que tiene su aprendizaje.

Confianza y apoyo

La confianza tiene un valor incalculable para el estudiante, le ayuda en gran medida a subir su autoestima y la seguridad personal, esto es importante ya que estudiantes con confianza en sí mismo se siente más valorado y apoyado por el docente y sus compañeros.

Si desde el primer día de clase los animamos creando en ellos la confianza de que los retos que enfrentarán podrán resolverlos, se sentirán apoyados y tienen alguien en quien confiar.

Resaltar importancia de la asignatura

Hacer entender a los estudiantes la importancia de la materia, los ayuda a reflexionar sobre su utilidad como futuro profesional. Desarrollar actividades prácticos de aplicación y funcionalidad. Es importante mantener esta estrategia durante todo el programa de la asignatura.

Utiliza el debate y competencia positiva

Imagen de: Pixabay

Durante las clases es conveniente estar abierto a situaciones imprevistas y no limitarse demasiado por el programa establecido. Es decir, siempre que surjan debates por parte del alumnado relacionados con la materia tratada, debemos fomentarlos y dar alas a todos los estudiantes para que expresen su opinión. Además, si contraponemos sus puntos de vista con ideas contrarias a su forma de pensar podemos conseguir una mayor afluencia de participación. De este modo, la dinámica de la case deja de ser unidireccional y los alumnos pueden sentirse parte del proceso de aprendizaje. (Fuente: https://ined21.com/estrategias-y-recursos/)

Crear un ambiente de debate y competencia positiva dentro de la clase puede tener buenos resultados. Trabajando en un ambiente de espíritu amigable y competitivo puede motivar a los estudiantes a esforzarse más y procurar alcanzar la excelencia.

El debate es una estrategia útil para desarrollo creativo de los estudiantes y para que los estudiantes conecten con la asignatura y los contenidos tratados en clase. Estimular el debate en los estudiantes los ayuda a cultivar la habilidad de expresión oral. El objetivo es propiciar en los estudiantes una relación amigable y activa entre los estudiantes.

Asignar responsabilidades a los estudiantes

La asignación de responsabilidades a los estudiantes en clase también puede resultar una excelente manera de motivarlos. Hacer esto lo ayudará a ver los trabajos asignados como un reto, un privilegio, un reconocimiento e incluso lo hace sentirse importantes y valorados.

Las TIC como recurso de motivación

Nuestros niños y jóvenes son cada vez más usuarios recurrentes de la tecnología (computadora, celulares o tabletas). La educación está apostando al uso adecuado de las diferentes tecnologías existentes.

La escuela no debe mantenerse al margen de lo que está sucediendo, y la tecnología es una realidad que la tenemos en nuestras manos todos los días, como docentes y padres no podemos ignorarla. Es por eso que se hace necesario concientizar a nuestros estudiantes e hijos al uso racional y útil de los diferentes recursos tecnológicos.

¿Por qué es importante considerar el buen uso de la tecnología?

No es un secreto para nadie que nuestros estudiantes tienen mucha o demasiada distracciones disponibles (Facebook, WhatsApp, YouTube, Instagram, Spotify, entre otros), los cuales se convierte en elementos negativos si no son bien utilizados.

Entonces, ¿cómo aprovechar estas tecnologías?

La diversidad de recursos para las diferentes áreas curriculares es inmensa e inagotable en la web, y es donde el docente juega un papel primordial, ya que él debe ser guía y orientador de sus estudiantes para hacer un buen uso de los recursos.

También los padres tienen un papel de gran importancia frente a sus hijos relacionado a este tema. Esto es así, ya que por más esfuerzo que haga el docente, es vital para lograr el aprendizaje esperado que los padres se involucren de manera activa en el proceso de enseñanza-aprendizaje de sus hijos.

Como docentes debemos conocer la importancia que hay en la integración la tecnología de la información y la comunicación (TIC) en las aulas. Esto permitirá motivar a los estudiantes de una manera más interactiva e innovadora, hacerlo sentir parte de la nueva modalidad de enseñanza que se plantea.

Esta integración  tiene un impacto significativo en el desarrollo del aprendizaje de los estudiantes y en el fortalecimiento de sus competencias para la vida y el trabajo que favorecerán su inserción en la sociedad del conocimiento. Dicho de otro modo la integración de las TIC va más allá del simple uso de la computadora y un recurso educativo que apoye el proceso de enseñanza-aprendizaje, requiere la participación activa de los estudiantes y del docente en todo este proceso.

Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) pueden contribuir al acceso universal a la educación, la igualdad en la instrucción, el ejercicio de la enseñanza y el aprendizaje de calidad y el desarrollo profesional de los docentes, así como a la gestión dirección y administración más eficientes del sistema educativo. (Unesco, s.f.)

Recursos