cintillo fundamentos1_760x62



Fundamentos 1

Portada
Indice
Capítulo 1
Capítulo 2
Capítulo 3
Capítulo 4
Capítulo 5
Capítulo 6
Capítulo 7
Capítulo 8
Contáctenos

 

4. EL MODELO CURRICULAR

 

Las referencias conceptuales que se presentan a continuación son el resultado de amplias discusiones y debates al interior de las diferentes comisiones responsables de la formulación del nuevo currículo de la educación dominicana.

 

Las concepciones aquí asumidas constituyen el currículo y son las que lo definen y le confieren identidad. Es en función de ellas que se han formulado los principios, fines y valores que se promoverán en el desarrollo curricular para satisfacer las necesidades y demandas de la sociedad y de los sujetos.

 

A continuación se plantea como se han asumido los conceptos de cultura, educación, currículo, diseño y transformación curricular. Se explicita también la concepción asumida de que los sujetos constituyen el eje del currículo, las formas de acceder al conocimiento que se priorizan, así como los valores fundamentales que se promueven.

 

Son estos elementos, junto al tratamiento que reciben los componentes curriculares, los que han permitido perfilar y caracterizar el modelo cuticular que será implantado en República Dominicana en los albores del nuevo milenio y por tanto ha sido formulado con una perspectiva del futuro que se irá concretando de manera gradual.


 

4.1 FUENTES DEL CURRÍCULO
4.1.1. Referencias Conceptuales
4.1.1.1. Concepción de cultura


La cultura es toda la creación del ser humano, lo que se cree, lo que se sabe, lo que se hace.

 

En este diseño cuticular se asume la cultura como el estilo de vida de un grupo humano. No se limita a los conocimientos o a las artes. Abarca también comportamientos y formas de relación. Se transmite de generación en generación, de un pueblo a otro no como algo terminado sino para ser siempre recreada.


Cada grupo humano tiene elementos comunes que lo lleva a pensar, a actuar, conocer, trabajar, comunicarse, ser y expresarse.

 

Parte de sí, crea su identidad propia. Por eso, el concepto de cultura alguna lo entienden como “conjuntos” de significaciones creados por los seres sociales y. por los cuales nos organizamos y actuamos en la vida,


La cultura no sólo hace a un pueblo diferente a otro, sino que permite caracterizar a las personas como seres sociales y hacerlas diferentes a otras especies. Mientras éstas permanecen en su estado natural, sin modificar prácticamente su espacio de vida, los seres humanos van creando y adquiriendo a través del tiempo cualidades que no sólo modifican los diferentes espacios o entornos, sino que hacen producir cambios en su naturaleza biológica.

 

En ese proceso de creación y de adquisición de la cultura, los grupos y personas aprenden a tener un comportamiento, a tener un modo de vida, a apreciar al ser humano, a la sociedad y el mundo de una determinada manera, a asumir un conjunto de valores y actitudes y por consiguiente a actuar orientados por ellos.

 

La cultura aporta a los seres humanos las normas que determinan sus modos de actuar y la manera de sentir y satisfacer sus necesidades. Permite a su vez asumir una manera particular de percibir la realidad; de acuerdo a la cual cada individuo va perfilando su concepción sobre las personas, la sociedad y el universo. Esto conduce al ser humano a evaluar las diferentes acciones y prácticas de vida, concibiendo la realidad en forma integrada o desarticulada; o interpretarla como algo no acabado sino susceptible de ser transformada.


 

4.1.1.2. Concepción de educación


La educación debe ser analizada en la sociedad, como parte de ella; de la cultura, de los diversos modos de vida, ya que la realidad educativa es parte de una realidad social de dimensiones más amplias y globales. En consecuencia, la educación expresa las tendencias comunes y la diversidad que se manifiestan en la sociedad en su conjunto, procurando contribuir a través del desarrollo de las capacidades de sus ciudadanos a atender las demandas y necesidades sociales y personales. Esta concepción general se expresa en las siguientes dimensiones:

 

La educación se constituye en una mediación cultural, particularmente referida al proceso mediante el cual una sociedad elabora, transmite conocimientos y recupera la acumulación de experiencias desarrolladas en los diferentes contextos y apocas, para su recreación y enriquecimiento.

 

Esa transmisión de conocimientos y esa recuperación de experiencias es de una

amplia diversidad. Abarca acciones sistemáticas institucionalizadas, medios no escolarizados, acciones no formales de socialización, y a los medios de comunicación.

 

A través de la educación se da continuidad a las creaciones colectivas, permitiendo su enriquecimiento y mejoramiento permanentes.

 

La educación contribuye a desarrollar múltiples capacidades humanas: esquemas básicos de percepción, comprensión y acción. De este modo se constituye en un eje fundamental del desarrollo humano, promoviendo la creciente autonomía de las personas.

 

Un desarrollo a escala humana permite a las personas participar en mejores condiciones en la profundización y el mejoramiento de la calidad de vida, a través de una mejor relación con el ambiente, el trabajo, la profundización de la democracia y el uso racional de la ciencia y la tecnología.

 

En consecuencia, la educación puede transformarse en uno de los elementos fundamentales para el desarrollo sostenible en la República Dominicana.


 

4.1.1.3. Concepción del Currículo

 

El currículo se concibe como una estrategia educativa general para la formación de sujetos sociales, democráticos y transformadores de su realidad. Expresa, en ese sentido, un compromiso nacional de trabajo en determinadas direcciones que se complementan o se corrigen en función de la heterogeneidad cultural del contexto de realización.

 

Punto desencadenar procesos de desarrollo de capacidades humanas, o sea, para estimular y apoyar el desarrollo de los sujetos. Siendo una de las funciones básicas de la educación y de los centros educativos promover el aprendizaje significativo, es válido afirmar que el currículo es la estrategia fundamental de la educación para el logro de sus propósitos, por lo que es útil para orientar las actividades educativas, las hipótesis pedagógicas y sus verificaciones, a través de su ejecución.

 

En el proceso de definición del Plan Decenal de Educación se ha perfilado progresivamente una concepción del currículo como proyecto orientado al desarrollo de los procesos intelectuales y afectivos, mediante la promoción de aprendizajes significativos y el desarrollo de potencialidades para enfrentar los desafíos de la sociedad actual y futura y satisfacer demandas individuales y colectivas.

 

El currículo por lo tanto, expresa la fundamentación y la orientación del proceso educativo. Como proceso se construye sobre principios, valores, concepciones, explicaciones, procedimientos. Es un medio de reflexión que se apoya en el pensamiento creativo.


 

4.1.1.4. Concepción de Diseño Curricular


El diseño curricular se concibe como un documentó normativo que sirve como medio para hacer operativo el currículo en la escuela. Articula las orientaciones filosóficas, epistemológicas, sociológicas, antropológicas y psicopedagógicas para imprimir direccionalidad al proceso educativo.

 

El diseño curricular es el producto del proceso de construcción curricular, que en este caso se llevó a cabo mediante un proceso de amplia participación.

 

La formulación y organización de este diseño curricular ha partido de las reflexiones, experiencias y aspiraciones educativas desarrolladas en país en las últimas décadas. Se ha elaborado, con la participación de todos los actores: estudiantes, maestros/as, administradores de la educación, personal especializado, de apoyo, miembros e instituciones de la comunidad. En ese sentido, el diseño curricular se asume como un ente dinámico, en constante renovación y en intercambio continuo con la realidad en la cual se aplicará.

 

La transformación curricular es un movimiento socio educativo dirigido a elevar la calidad de la educación a través de la puesta en ejecución de un diseño curricular pertinente a una realidad y un momento histórico determinado.


La transformación curricular por sí sola no garantiza el mejoramiento de la calidad de la educación. Para que esta se produzca debe interactuar y retroalimentarse con cambios en las condiciones de vida de los sujetos de la educación, con la ejecución de otros programas y proyectos que influyan en otros sectores y áreas que propicien una mejor calidad de vida de las personas.

 

Dadas las características mencionadas, un diseño curricular de calidad no es suficiente para que se produzca la transformación curricular. Es necesario que se plante un desarrollo curricular pertinente y viable. Se entiende por tal a la adecuación que se realiza del diseño, a través de la participación de diferentes actores para que responda a las características, necesidades, problemas, demandas, y posibilidades de las personas en diversos contextos. El desarrollo curricular debe ser pues planteado con un carácter regional y local.

 

La transformación curricular será una realidad cuando al nuevo currículo sea asumido en la vida cotidiana de cada uno de los centros educativos y las salas de clases del país, para que a partir de sus prácticas se produzca el enriquecimiento y la revisión permanente del currículo.

 

El desarrollo curricular posibilita el perfeccionamiento intencional, sistemático, participativo y continuo de los procesos pedagógicos.

 

Las personas constituyen los elementos centrales en la transformación curricular. La búsqueda. de desarrollo de todas sus capacidades da razón de ser a la educación. Ese desarrollo tiene sentido en sí mismo, pero además es la clave para que se puedan resolver mejor las necesidades y demandas individuales y sociales.
Esas necesidades son diversas y cambian a lo largo del tiempo y en función de los contextos y las culturas. Alimentarse, vestirse, comunicarse, educarse, recrearse, trasladarse de un lado a otro, atender la salud son algunas de ellas.

 

La transformación curricular debe tener en cuenta esas necesidades y a la capacidad diferenciada de formular demandas. Por ün lado promoviendo el desarrollo de las personas para que estén en mejores condiciones de satisfacerlas; y también de demandar a los responsables de crearlas, especialmente si se tiata de sectores que han sido marginados de oportunidades para desarrollar sus capacidades y de acceder a los recursos requeridos.

 

Todas las comunidades tienen necesidades y problemas que deben enfrentar. Las comunidades nacionales tienen problemas en común. Cada comunidad nacional y cada comunidad local tiene a su vez problemas que son peculiares, específicos de’ ellas. Por eso los propósitos formativos tienen diferentes niveles de especificidad.

 

Los grandes propósitos formativos de la educación nacional se han formulado teniendo en cuanto las necesidades, los problemas y las características culturales comunes de la sociedad nacional. Luego esos propósitos generales tienen que ser especificados en cada región y en cada comunidad, de acuerdo a las peculiaridades de requerimientos de los problemas y de las culturas de cada ámbito.

 

Por tanto, en el primer capítulo de este diseño curricular se han presentado en forma sucinta algunas de las necesidades, problemas y características de los procesos de socialización comunes a toda la

República Dominicana. A partir de ellos se han formulado los propósitos formativos del nuevo currículo, los cuales han retomado los grandes fines de la educación formulados en el Anteproyecto de Ley de Educación, en Un Pacto con la Patria y el Futuro de la Educación Dominicana y las diversas recomendaciones convergentes surgidas de los Decálogos de las Comisiones de Áreas y las Grandes Declaraciones del Congreso de Plan Decenal.


 

4.1.2. Los Sujetos como Ejes del Currículo

 

Todos los seres humanos son personas y por tanto son sujetos. ¿Qué significa que son personas y por tanto sujetos? Que los seres humanos se van construyendo, se van haciendo a lo largo de la historia, día a día, experimentando situaciones, organizando relaciones entre ellos, creando culturas como modos de’ vida y. actuando desde ellas mismas sobre sí mismos.

 

Ser sujeto es la posibilidad de argumentar, elegir, razonar, interrogar y actuar.


Ser sujeto de manera efectiva es la posibilidad de actuar, es la posibilidad de fuerza, entendida como capacidad de hacer en la vida social, en el entorno o medio en que se desenvuelve. Cuando los seres humanos no pueden argumentar, no pueden efectivamente elegir, se les limita su actuar, se dice que son objetos de otros que sí pueden elegir y actuar. Son objetos a costa de que otros sean sujetos, actores y hacedores.

 

Por eso es correcto decir que lo más importante es la conciencia y la decisión de ser personas, sujetos, que es lo mismo que decir que cada ser humano se vea a sí mismo corno agente creador y como controlador potencial de su propia vida al forjar su propia historia, su propio destino.

 

Se trata, por lo tanto, de que pueda garantizarse, no sólo que los resultados del proceso educativo contribuyan a la formación de un tipo de ser humano, sino que en el mismo proceso se haga énfasis o se dé principal importancia a los seres humanos como agentes creadores, controladores conscientes, dueños de sus propias vidas.

 

El alumno es el sujeto principal del currículo y en tal sentido éste atiende a su formación como persona libre, crítica, autocrítica y dueña de sí misma, mediante el desarrollo de las capacidades intelectuales físicas, éticas y estéticas, así como el desarrollo de valores y convicciones que le permitan el ejercicio pleno de su condición humana. Debe contribuir a su preparación para integrarse a la vida productiva, con una valoración del trabajo como elemento liberador de los seres humanos, capacitándolos para transformarse a sí mismos y a su realidad.

 

El currículo promoverá la autoestima y la identidad personal en el educando, reconociendo sus capacidades, limitaciones, intereses y motivaciones, así como la responsabilidad que tiene de desarrollar al máximo sus potencialidades. Favorece que los sujetos de la educación

 

Dado el compromiso asumido en el currículo, de propiciar transformaciones en la sociedad dominicana, éste debe contribuir a que educadores, alumnos(as) y miembros de la comunidad formulen sus propios proyectos, según las necesidades individuales y colectivas y propicien la vinculación, escuela y comunidad.

 

La propuesta curricular concibe a los sujetos de la educación en permanente interacción, transformándose, al producir, expresar e intercambiar conocimientos, con incitativa y creatividad..

 

Los miembros de la comunidad deben constituirse en sujetos asumiendo la educación como una responsabilidad que les concierne. El Estado debe reconocer al magisterio, alumnado y comunidad como sujetos: respetarlos, contribuir a que se articulen con autonomía; vincularlos, respetando sus elementos específicos, tratando de hacer énfasis en descentralizar la gestión, reconociendo las cuotas de participación y poder de todos.


 

4.1.3. El trabajo como base del desarrollo social y personal.


Una vieja preocupación de la educación es propiciar la vinculación entre la teoría y la práctica. Sin embargo la dicotomía entre ambos aspectos sigue dándose en su seno.

La escuela en sentido general ha desconocido al trabajo como referencia permanente, en tanto actividad que promueve el desarrollo personal y social, fuente de saberse y valores. El sentido de tomar el trabajo como fuente y referencia permanente de la transformación curricular es recuperar todas las experiencias existentes, actualizarlas, comprenderlas, problematizarlas buscando mejores alternativas.

 

En el nuevo currículo se redimensiona así el trabajo en dos vertientes. La primera como un aspecto fundamental en el desarrollo integral de los educandos. La segunda, ofreciéndoles la oportunidad de desarrollar competencias en diferentes áreas que vayan preparando a los estudiantes, desde el Nivel Inicial hasta la finalización del Nivel Medio, para insertarse de manera adecuada en el mundo del trabajo así como afrontar lás tareas prácticas propias de la vida cotidiana.

 

La Modalidad Técnico-Profesional, la cual incluye formación especializada en diferentes áreas, en correspondencia con los sectores productivos del país. Esta opción permitirá a los educandos que lo deseen, incorporarse a la actividad productiva laboral, al egresar del mismo, sin perjuicio de continuar estudios superiores en las diferentes carreras profesionales.

 

La propuesta curricular en esta modalidad facilita la movilidad de una especialidad a otra y prevé la adecuación de dichas especialidades a las características y necesidades de las diferentes regiones del país.


 

4.1.4. Lo Epistemológico en el Nuevo Currículo
4.1.4.1. La concepción del conocimiento y del aprendizaje.


La epistemología, como categoría filosófica, se refiere a la forma como los seres humanos construyen explicaciones en torno a la realidad social, personal y natural. Tiene que ver con los métodos de aprehensión de la realidad, las formas adecuadas, pertinentes y viables de buscar la verdad.

Por el tipo de conocimiento a que se hace referencia, debe precisarse que en la transformación curricular se ha entendido su génesis y construcción, es decir, su surgimiento y el paso de estados de conocimientos menos evolucionados a otros más avanzados, como una construcción histórico-cultural que por tanto expresa diferencias en tiempos, espacios y culturas diversas. En el caso específico de la transformación curricular, los procesos de construcción del conocimiento se propiciarán en la escuela y otros espacios educativos. Por tanto al abordar lo epistemológico en el nuevo currículo se plantean de manera concreta los aprendizajes escolares, aquellos que aluden al reconocimiento de los saberes previos, a la actividad e intencionalidad de los sujetos.

 

El desarrollo de efectivos procesos de enseñanza-aprendizaje es lo que da sentido, razón de ser y legitimidad social a las escuelas y a cualquier otra institución educativa. Es lo que justifica que los padres envíen a sus hijos e hijas a esos establecimientos y que los niños, las niñas, y los jóvenes pasen allí una parte importante de su tiempo. Es lo que posibilita que maestras, maestros y demás personas encuentren gratificación en el trabajo que realizan.

 

El conocimiento, como se acaba de señalar, tiene que ver con las formas como los seres humanos elaboran explicaciones en tomo a la realidad personal, social, natural y simbólica; según las características de los entornos, las oportunidades y prácticas sociales y educativas y su nivel de desarrollo evolutivo.

 

La construcción de los conocimientos en el marco escolar alude a los “procesos cognitivos” implicados en los procesos de enseñanza-aprendizaje. Los procesos cognitivos posibilitan transformar las experiencias en acciones o pensamientos. A través de los procesos cognitivos se asimilan los acontecimientos y objetos a las estructuras o esquemas que ya utilizan las personas para comprender e intervenir en la realidad. Se construyen los conceptos, se captan los procesos. El desarrollo de ellos implica el desarrollo de la inteligencia. Esta se manifiesta en las relaciones de las personas con sus entornos dotándolas de características específicamente humanas, posibilitando el desarrollo pleno de sus potencialidades. Los procesos cognitivos constituyen la base de los aprendizajes.

 

Así como en las escuelas se desarrollan procesos cognitivos se deben propiciar los meta cognitivos. Aquellos que permiten entender a los sujetos cómo se conoce y cómo se aprende, a partir de una reflexión en tomo a ello.

 

Es a partir del desarrolló de este tipo de procesos que se adquiere consciencia de como se está procediendo y así aprovechar las experiencias para el logro del aprendizaje autónomo e independiente. El énfasis en los procesos meta cognitivos y el aprendizaje de procedimientos constituyen dos claves fundamentales en el proceso de aprender a aprender.

 

Los aprendizajes escolares deben diferenciarse de los demás por estar orientados hacia ciertos fines consensuados por toda la sociedad, por lo que se dice que son intencionados.

 

En este diseño curricular se asume como concepto clave el de aprendizaje significativo; el cual implica actividad. Esa actividad puede ser práctica y claramente visible, o no, pero para que haya aprendizaje significativo en la escuela, es importante que siempre haya un componente de interiorización, que se ponga en juego y se comprometa la inteligencia. Y que se promueva ia toma ae conciencia respecto de todo lo que se aprende.

 

La significatividad del aprendizaje es sociocultural, psicológica y lógica o epistemológica.


La significatividad sociocultural está determinada porque los contenidos que se trabajan en los procesos de aprendizaje tienen sentido para la sociedad, y en particular para las comunidades de referencia directa de los niños y de las niñas. Sin embargo no se debe confundir significatividad sociocultural con utilidad inmediata. En determinados momentos puede suceder que los alumnos no perciban la significación de ciertos contenidos seleccionados en el diseño curricular. Es importante conversar acerca de ello, pero también es importante sostener ciertas elecciones que consensualmente se hayan tomado en contextos más amplios y en función de una significatividad que se verá en el mediano y en el largo plazo. Por ejemplo, puede suceder que los adolescentes de ciertas comunidades no perciban la importancia de estudiar matemática o ciencias naturales más allá de ciertos saberes muy básicos. Pero se sabe que para cada comunidad es importante acceder a saberes acumulados para estar en pie de igualdad en el contexto nacional y en el internacional.

 

La significatividad psicológica se refiere al sentido que tienen para los sujetos los aprendizajes. A sus posibilidades reales de integrar los nuevos contenidos con los saberes que ya posee, con los conocimientos previos que ya han construido. A este respecto es válido el comentario relativo a la significatividad sociocultural. La significatividad para los sujetos no siempre está asociada a la utilidad práctica, o inmediata, de ciertos aprendizajes. Puede estar dada por la satisfacción de intereses intelectuales, de la curiosidad, del deseo de aprender más y mejor, entre otros. Está asociada al cumplimiento del criterio según el cual la selección y organización de los contenidos debe responder al grado de desarrollo de los niños, las niñas, y los jóvenes con quienes se va a realizar el trabajo pedagógico. Si la formulación de los propósitos educativos y la selección y organización de los contenidos no tienen esto en cuenta, puede suceder que a pesar de una ardua labor conjunta, los propósitos no puedan ser alcanzados y los contenidos no puedan ser aprendidos.

 

La significatividad lógica de los aprendizajes se refiere a la coherencia en el devenir del propio proceso y a la estructura interna y graduación que los contenidos. esto no debe ser confundido con rigidez en la planificación o en la presentación de los contenidos. La significatividad lógica de los aprendizajes no necesariamente se ve afectada por acoger sugerencias, ideas y saberes de los niños y de las niñas, que se manifiestan a lo largo del proceso de enseñanza-aprendizaje; ni por prestar atención a acontecimientos o eventos circunstanciales; más se ve reforzada, si recogiendo todo ese acervo es posible retomar permanentemente la coherencia propia del proceso de aprendizaje y recuperar lo que es inherente a la estructura de los contenidos propuestos, enriqueciéndola con diversos aportes.

 

El aprendizaje y la enseñanza en la escuela son dos momentos de un mismo proceso. Cuando el primero no tiene lugar algo falló en la segunda. Sin enseñanza, es difícil que ocurran aprendizajes diferentes a los que se darían en la vida cotidiana fuera de la escuela. Ambos son condición indispensable para que haya aprendizaje escolar. Es el nivel de sistematización que diferencia el aprendizaje escolar de los procesos de construcción de conocimientos que tienen lugar de manera espontánea en la vida cotidiana de todas las personas.


 

4.1.4.3. Dialogo de Saberes


El nuevo currículo toma muy en cuenta las concepciones sobre los saberes populares, los científicos. y los tecnológicos y el papel que desempeñan éstos en la construcción del conocimiento.

Se asumen los saberes de la cultura popular como un producto social, y se articulan con los saberes universales derivados de la ciencia y la tecnología.

 

Las ciencias entendidas como elementos  importante de las culturas se corresponden fundamentalmente con el piano del saber elaborado, lo que supone un determinado nivel de sistematización referido a la potenciación de la inteligencia y la razón para obtener una visión de la realidad. Las ciencias suponen un determinado sistema conceptual y metodológico, que permite abordar la realidad, sus fenómenos y leyes, sean estos naturales o social, permitiendo la previsión y la transformación de esa realidad.

 

El conocimiento de los procesos científicos no sólo ayuda al entendimiento y la comprensión, sino que al desarrollarse esquemas de pensamientos estos serán aplicados a la vida misma proaucienao sujetos mejor formados y con una mayor perspectiva de interacción.

 

En esta propuesta curricular la tecnología es entendida como un proceso continuo de construcción, orientado a dar respuestas a las necesidades de la humanidad. La tecnología interactúa con la ciencia y se va desarrollando en la medida en que los procesos sociales provocan nuevas situaciones, nuevas demandas y nuevas soluciones, siendo así como el conocimiento en Ciencia y Tecnología se constituye en una de las claves importantes en la configuración del mundo futuro próximo.

 

La escuela deberá aportar a la formación de sujetos capaces de apreciar y guiarse por los valores propios que norman la actividad científica, y capaces de orientar el uso de este recurso con criterios de responsabilidad social.

 

A través del currículo se integran en el proceso de aprendizaje la dimensión científica en relación de diálogo con los otros saberes. A través de ella los estudiantes desarrollan la capacidad cuestionadora sobre la realidad y alcanzan los dominios metodológicos, los criterios del conocimiento científico y los modos de percibir, analizar, interpretar y explicar la realidad.

 

Es así como el aprendizaje entendido como proceso de dar sentido a las experiencias va a manifestarse como proceso y resultado final y visible del proceso de construcción. La enseñanza se conceptualiza como una manera planeada para responder a las exigencias del proceso concreto de aprendizaje y no como una acción externa e independiente de lo que los sujetos aprenden. Es de esa manera, como hoy, la calidad de la educación se evalúa por los tipos de aprendizajes propiciados y es a partir de ellos que se evalúa al educador, al estudiante y al sistema en su conjunto.


Al estudiante se le ha reconocido un nuevo rol en el proceso educativo. Se le considera el eje de toda práctica pedagógica sin desmedro del papel de facilitador, sistematizador y orientador de las experiencias educativas intencionadas que le corresponde al educador (a).

 

La educación debe partir de una formulación clara y precisa de la concepción que sobre el ser humano asume y de los valores que se articulan a ella, con la finalidad de que su propia concepción y la eficacia de los aprendizajes, se sustenten en una sólida filosofía en torno al sentido de la vida.

 

Para elaborar eses perfil, y para adecuarlo en el desarrollo curricular, se tienen en cuenta tres tipos de valores: universales, histórico-sociales e instrumentales.


Los valores universales son aquellos que buscan identificar al individuo con el fruto de la experiencia de la humanidad o el género humano, y permite asumirse como parte de él construyéndose como persona. Son por ejemplo comprensión, solidaridad, fraternidad universal, diálogo, apertura a la espiritualidad y a la trascendencia.

Los valores histórico-sociales, por su parte, son los que conforman una determinada identidad nacional. Es decir, los que buscan identificar al individuo con su entorno histórico-social y cultural. Entre ellos; autoestima, confianza en sí mismo, independencia, sentido de pertenencia a un pueblo, dentro de un ámbito geográfico determinado, aceptación crítica de su diversidad étnica y cultural.

 

Finalmente los valores instrumentales son los que buscan orientar la práctica social del individuo al interior de un proyecto de sociedad determinada: eficacia, creatividad, tenacidad, perseverancia, sentido de responsabilidad ante sí mismo y los demás y ante el medio ambiente:

 

Sentido de orden, síntesis y búsqueda de la perfección.
La transformación curricular deberá favorecer en el (la) estudiante (a) la capacidad de aceptarse a si mismo, desarrollar la identidad personal y social, como un medio de relacionarse con los demás en base al respeto, con disposición a la participación y al diálogo.

 

La educación debe contribuir a fortalecer la convivencia democrática y a desarrollar las competencias, valores y actitudes para participar activamente en una sociedad pluralista, con sentido de solidaridad, de respeto mutuo y de justicia social.

 

El currículo favorece no sólo que los alumnos se apropien de los elementos del patrimonio cultural, sino que se conviertan en miembros responsables, activos y comprometidos con la sociedad y contribuyan a su desarrollo y transformación.


Desde esta perspectiva el currículo se propone contribuir a la construcción y consolidación de una sociedad democrática, basada en la justicia y la equidad, que procure la eliminación de todo tipo de privilegios. Debe ‘fomentar además la conciencia, la identidad y el respeto por la soberanía nacional dentro del contexto de participación en la toma de decisiones.

La adopción de esta estrategia de democratización tiene como propósito el fomento de valores sociales y humanos mediante la participación y la búsqueda del consenso, llevados éstos no sólo al accionar del educando en su contexto sino también a las prácticas pedagógicas. Se procura que de esta manera educandos y educadores intemalicen los valores de la democracia y desarrollen las actitudes para actuar conforme a los mismos. Por ello se privilegian estrategias de aprendizaje que promuevan la participación, la práctica para la convivencia y el consenso así, como la interacción con el entorno.

 

El nuevo currículo propiciará la formación de sujetos capaces de pensar con criticidad, responsabilidad y autonomía. Deberán desarrollar la sensibilidad estética y valorar su afectividad y corporeidad.

 

Asumirán el valor del trabajo, como elemento liberador de los seres humanos, que facilita la transformación de si mismo y de su realidad. En este sentido se promoverá la capacidad para integrar la actividad intelectual con la actividad práctica manual desde el nivel inicial hasta el nivel medio.

 

El currículo debe propiciar el desarrollo de los procesos que permitan la aprehensión de la realidad por los sujetos, permitiéndole interactuar con la misma, comprenderla, apreciarla y transformarla tanto para su bienestar personal como colectivo.

 

Partiendo de la nueva concepción de medio ambiente, el nuevo currículo se ha propuesto promover la formación de individuos capaces de respetarlo y defenderlo, de manera que establezcan una relación armoniosa con éste, en todas sus manifestaciones.

 

El medio ambiente exige el desarrollo de una conciencia ecologista en los educandos. Que reconozcan los recursos naturales, sus procesos de formación y desaparición, cómo la humanidad interactúa con éstos y cómo puede contribuir a su conservación o a su destrucción. Por otra parte deberán desarrollar consciencia sobre la contaminación ambiental y los peligros que representa, cómo se genera y cómo se puede contribuir a evitarla o a contrarrestarla.

 

El currículo debe desencadenar un proceso que permita fomentar los conceptos y valores que promuevan la interacción entre el hombre, su cultura y su medio físico, a todos los niveles del sistema educativo.


 

4.1.6. Lo Teleológico en el Nuevo Currículo


En consonancia con las concepciones asumidas sobre la educación, los sujetos, el conocimiento, el aprendizaje y los valores, se ha indicado que el propósito fundamental de la educación dominicana es el propiciar la transformación de nuestros seres humanos en su forma de sentir, pensar y actuar, para que éstos puedan contribuir a los cambios que ellos y la sociedad demandan y por tanto, a la transformación social.

4.1.6.1. Principios de la Educación Dominicana


De acuerdo con el Proyecto de Ley General de Educación, los principios que orientarán la educación dominicana son los siguientes

a) La educación es un derecho permanente e irrenunciable del ser humano. Para hacer efectivo su cumplimiento, cada persona tendrá una educación integral que lepermita el desarrollo de su propia individualidad y la realización de una actividad socialmente útil; adecuada a su vocación y dentro de las exigencias del interés nacional o local, sin ningún tipo de discriminación por razón de raza, de sexo, de credo, de posición económica y social o de cualquier otra naturaleza.

 

b) Toda persona tiene derecho a participar de la vida cultural y a gozar de los beneficios del progreso científico y de sus aplicaciones, principio de convivencia democrática, el respeto a los derechos fundamentales de la persona y a la búsqueda de la solidaridad humana entre los hombres.

 

d) La educación dominicana se nutre de la cultura nacional y de los más altos valores de la humanidad y está a su servicio para enriquecerlos.


e) El patrimonio cultural, científico y tecnológico universal, y el propio del país, son fundamento de la vida educativa nacional.

 

f) La familia, primera responsable de la educación, tiene el deber y el derecho de educarlos. Libremente, decidirá el tipoy la forma de educación que desea para sus los.


 

g) La educación, como medio de mejoramiento de la comunidad y factor primordial

del desarrollo social, es un servicio de interés público nacional, por lo que es una responsabilidad de todos, donde el Estado tiene el deber y la obligación de brindar igualdad de oportunidad en cantidad y calidad, pudiendo ser ofrecida la educación por entidades gubernamentales y no-gubernamentales, éstas últimas con sujeción a los principios y normas establecidas en la presente ley.


h) La educación dominicana tendrá como fundamento los valores éticos, morales, cívicos, estéticos, democráticos, participativos, comunitarios y patrióticos, en la perspectiva de armonizar las necesidades colectivas con las individuales..

 

i) Para hacer efectivo el principio de igualdad de oportunidades educativas para todas las personas se reconoce la obligación del Estado de promover políticas y ejecutar los medios necesarios al desarrollo de la vida educativa, a través de apoyos de tipo social, económico y cultural a la familia y al educando, especialmente de proporcionar a los educandos ayudas necesarias para superar las carencias de tipo familiar y socio-económico.

 

j) La libertad de educación es un principio fundamental del sistema educativo dominicano, de conformidad con las prescripciones de la Constitución.

 

K) e reconoce el principio de que los gastos en educación constituyen una inversión de interés social, en virtud de la cual sus beneficiarios están en la obligación de retribuirlos con sus servicios a sociedad.


1) Se reconoce que la nutrición, la salud y la higiene escolar son determinantes básicos para el rendimiento escolar, por lo que el Estado fomentará la elevación de los niveles generales de nutrición, salud, higiene y bienestar estudiantil.

 

m) Se reconoce el derecho de todos los estudiantes objeto de la educación especial (en todas sus excepcionalidades) a recibir una educación apropiada y gratuita, incluyendo a los superdotados, a los afectados físicos y a los alumnos con problemas de aprendizaje.

 

n) La educación utilizará el saber popular como fuente de aprendizaje y como vehículo para la formación de acciones organizativas, educativas y sociales, y lo articulará con el saber científico-tecnológico para producir una cultura apropiada del desarrollo a escala humana. El eje para la elaboración de estrategias, políticas, planes, programas y proyectos en el área educativa será la comunidad y sus problemas.

 

o) La educación tecnológica estará dirigida de manera preferencial al desarrollo óptimo y eficiente de las vías comunitarias y asociativas de desarrollo que acumulen y redistribuyan el producto del trabajo de acuerdo con los

Principios de la justicia:


 

4.1.6.2. Fines de la Educación Dominicana


De acuerdo a los principios antes enunciados se establecen los siguientes fines de la educación dominicana.


 

a) Fomentar la conciencia, identidad y la soberanía nacionales, dentro del contexto dé la solidaridad internacional.

 

b) Fomentar seres humanos libres, críticos, autocríticas y dueños de si mismos.


c) Fomentar el desarrollo de una cultura del trabajo como elemento liberador de los seres humanos, capacitándolos para transformarse a si mismos y a su realidad.

 

e) Promover la formación de personas con capacidad para la creación, conservación y desarrollo de la cultura histórica, científica y tecnológica y del entorno natural: asumiendo la cultura como totalidad y producto de la realidad social.

 

1) Formar seres humanos para el ejercicio pleno de sus derechos y deberes; para la transformación social, basada en la justicia, la paz y la democracia participativa, de manera que procure la eliminación de los privilegios y la opresión de minorías sobre mayorías, tomando las medidas necesarias para erradicar de la educación y la escuela todos los estereotipos y prácticas que fomentan relaciones de poder y desigualdad entre los sexos y que perpetúan además la discriminación de la mujer.


g) Fortalecer la relación entre la educación y la comunidad, considerando esta relación como eje esencial del proceso educativo; que la escuela sea expresión de la soberanía popular.

 

h) Promover el desarrollo de una conciencia ambientalista, referida ésta, tanto a la naturaleza como a la sociedad, de forma tal que la visión de problemática social y natural descanse en la necesaria armonía de todos los seres, formas vivas y entornos que componen el planeta Tierra.

 

i) Contribuir a la formación integral del ser humano mediante el desarrollo de sus capacidades intelectuales, físicas, ¿ticas y estéticas, así como la formación de hábitos y convicciones que permitan el desarrollo pleno de su condición humana.

 

j) Promover la cultura nacional y popular, la cual debe fortalecerse incrementando el acervo histórico, cultural y válido de la humanidad.


 

4.1.7. Características del Currículo


Como se ha expresado el currículo expresa la fundamentación y la orientación que se desea otorgar al proceso educativo, que se asumen en ésta propuesta son: flexibilidad, apertura y participación.

Un currículo flexible es aquel que asume las características comunes a la realidad nacional y a sus sujetos, promoviendo cambios, dejando abiertas las vías para su adecuación a las particularidades e identidades a nivel regional y local. Se fomenta así que el currículo sea útil para promover la satisfacción de necesidades, intereses y demandas y resolver los problemas que se les presentan a las personas en la vida cotidiana, en el corto, mediano y largo plazo. Un diseño curricular flexible supone que los actores del proceso educativo lo adecuen teniendo en cuenta los diversos factores de cada situación particular, respetando la diversidad, los intereses, motivaciones y capacidades de los alumnos y las alumnas.

 

El currículo se considera abierto, admite y promueve su enriquecimiento a medida que las exigencias de la sociedad y de las culturas lo requieren. Permite recoger permanentemente los avances de las ciencias y de las tecnologías. Se considera a sí mismo inserto en un proceso dinámico de construcción y reconstrucción permanente, que conduce a su propia superación, a través de la introducción de las modificaciones que exijan las nuevas situaciones y la dinámica de los cambios económicos, sociales y culturales de la sociedad.

 

El tratamiento de los contenidos de este currículo se hace dejando a los docentes la posibilidad, dentro de cada área o disciplina, de programar las actividades e introducir o reordenar los contenidos con creatividad, tomando en cuenta las necesidades y la pertinencia en relación con la comunidad o con cada grupo.

 

El currículo es participativo por la forma en que ha sido elaborado y por el tipo de criterios y propuestas que recoge. En ambos casos se otorga a los actores del proceso educativo: maestros y maestras, alumnos y alumnas, miembros de las comunidades, directores de distritos y de centros, amplias oportunidades de aportar, reflexionar y actuar; pues se asume su condición de sujetos históricos, plenos de capacidades y potencialidades. Se propone asumir este carácter participativo como una oportunidad de recoger permanentemente las necesidades y demandas de la sociedad y de las culturas, de que sectores tradicionalmente poco involucrados en el quehacer educativo asuman y se comprometan con la transformación curricular.




 

©2004 . All Rights Reserved.